Mobile

El marketing del futuro pasa por las aplicaciones móviles

El lanzamiento del iPhone de Apple supuso el punto de inflexión en el mundo de la telefonía, inaugurando la era de los teléfonos inteligentes. Pronto, se sumaron otros competidores como BlackBerry o Android, aumentando la competencia, pero también ocupando un papel importante en la adopción de los smartphones. Pero el año pasado, la revolución dio un paso más con el lanzamiento, otra vez de la mano de Apple, del iPad, abriendo un espacio al mercado de las tabletas que han empezado a ocupar todo tipo de empresas como HP, Samsung o RIM.

Una nueva era que se traduce en 17 millones de iPads vendidos en todo el mundo, 120 millones de iPhones y 300.000 dispositivos Android activados al día. Ante esta situación, Anuncios ha hablado con algunos expertos para tratar de entender hacia dónde se dirige el mercado de los smartphones, las aplicaciones móviles y sus implicaciones en el marketing del futuro.

Los smartphones han conseguido ir más allá de los geeks y los consumidores compulsivos de tecnología para llegar a la población en general. De hecho, España ha logrado convertirse en el país de Europa con más penetración de smartphones. “El 30% de las personas cambia su teléfono cada año, lo que quiere decir que aproximadamente cada tres años se renueva el parque móvil”, apuntó Alberto Benbunan, director general de Mobile Dreams. Pero lo importante es que esta nueva generación de dispositivos ha cambiado la relación de los usuarios con sus teléfonos, ya que cada vez son más los usuarios de los 14 millones de smartphones que hay en nuestro país que saben utilizar el GPS, subir fotos a redes sociales o descargar contenidos multimedia a través de sus móviles, somo apuntó Sixto arias, director general de Mobext.

Y es que los nuevos móviles, gracias a sus capacidades tecnológicas, permiten ser utilizados en cualquier momento. “La gente se ha acostumbrado a utilizar herramientas diseñadas para estos dispositivos. Ya no estamos en la cultura de la web, la gente no quiere navegar en sus teléfonos a través de un browser”, aseguró Óscar Hormigos, fundador de la empresa de desarrollo Wake App!

Una nueva cultura que ha dado lugar a la era de las aplicaciones y que movió, sólo en España, 236 millones de euros en 2010 y asciende a los 3.560 millones en todo el mundo. Y las marcas han visto en esta nueva tendencia la oportunidad para lanzar también sus propias aplicaciones. Las apps ahora son las nuevas redes sociales o las webs de hace unos años y, como ocurrió en esos casos, muchas de las marcas no tienen muy claro cómo, el qué y para qué lanzar una aplicación.

“A muchos de los que vivimos el nacimiento del mundo web, esto nos recuerda a esa época. Hay mucho desconocimiento, la gente no sabe quién se dedica a desarrollar y qué cosas se están haciendo”, aseguró Hormigos, quien propuso la creación de The App Date para reunir a emprendedores e inversores mensualmente. Las marcas “vuelven a cometer lo9s mismos errores que en la época web: aprovechar cosas creadas para otros dispositivos y adaptarlas, y este es un medio que exige pensar en ‘nativo’”, apuntó el fundador de Wake App!

Cómo desarrollar una buena App
Para desarrollar una buena app es necesario pensar con las características del medio en la mente, pero también hay otra cuestión muy importante: conseguir que la aplicación tenga largo recorrido y no pase al olvido nada más ser descargada. “Hay mucha app de usar y tirar. O peor, mucha app ni siquiera de usar. Aunque sean gratuitas, el valor de la aplicación debería ser lo suficientemente alto como para que la gente estuviese dispuesta a pagar por ella”, aseguraba Rafa Soto, directo creativo de HerraizSoto&Co. Alberto Benbunan va más allá e identifica tres ingredientes esenciales para una aplicación: el efecto wow, una utilidad para que el usuario la utilice de forma habitual y la user experience.

¿Modelo de pago o con publicidad?
Desde que empezó la revolución de las apps, y más desde que Android y su sistema abierto entrara en el mercado, se ha convertido en un medio de vida para muchos desarrolladores. “Cada vez hay más empresas, el sector está creciendo. Estas empresas de desarrollo están haciendo dinero y no sólo desarrollando apps gratuitas para marcas”, afirmó Hormigos. Y en el sector convivirán dos modelos, el de pago y el de publicidad que, según Rafa Soto, no son uno mejor que el otro y todo depende “del precio y de la publicidad. Si las aplicaciones son de micro pago, no me parece que el precio sea un obstáculo si la calidad es buena. Sin embargo, sui la calidad de la app es buena y la publicidad no está bien integrada, se hace incómoda o interrumpe, entonces sí es un freno”.

¿Cuál es el futuro de las apps?
Parece que el mundo de las apps todavía tiene mucha guerra que dar. En el futuro más cercano, todos los expertos coinciden con la posibilidad de que el móvil se convierta en medio de pago y quien más cerca está de conseguirlo es Apple a través del iPhone 5. Pero también se plantean otras posibilidades, como el salto de las aplicaciones a las pantallas grandes, como la televisión.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir