Mobile

El nuevo Samsung Galaxy S III, a examen: la maravilla que el plástico esconde

Procesador de cuatro núcleos, transmisión de datos de alta velocidad y pantalla de alta resolución. Estos son los grandes atractivos del Galaxy S III, el nuevo aliado de Samsung para despojar del trono de los smartphones al todopoderoso iPhone de Apple. Además, el nuevo teléfono inteligente de la marca surcoreana esconde en su interior toda una parafernalia de funcionalidades que le alejan, y para bien, de sus principales rivales en el mercado.

Lo primero que llama la atención del nuevo Galaxy S III es su tamaño. La pantalla de 4,8 pulgadas del nuevo smartphone de Samsung es una de las características más controvertidas del Galaxy S III. La polémica generada en torno a la nueva pantalla del teléfono inteligente de Samsung es, de hecho, tan grande como su propio tamaño. Lo cierto es que, incluso a los usuarios con manos más grandes les cuesta llegar con su pulgar a la esquina superior izquierda del dispositivo.

No obstante, el para muchos excesivo tamaño de la pantalla del teléfono se compensa con un resolución de imagen absolutamente excepcional que convierte al nuevo Galaxy S III en el dispositivo perfecto para ver vídeos y también navegar por la red.

El tamaño de la pantalla del Galaxy S III se adapta también a la perfección a los juegos, que se benefician asimismo del nuevo procesador de cuatro núcleos del teléfono.

Algo peor sale parado el nuevo Galaxy S III en lo referente a la batería. Con una duración de apenas 8 horas con el dispositivo en funcionamiento, la batería del smartphone de Samsung se queda algo corta, obligando al usuario a buscar alternativas como las baterías recargables de sustitución.

Sí cumple, y con creces, la tan criticada por algunos cámara del nuevo Galaxy S III. El dispositivo de Samsung lleva integrada una cámara de 8 megapíxeles, mientras que la mayor parte de sus rivales en el mercado incorporan ya cámaras de 12 megapíxeles. Ello no impide, sin embargo, que la calidad de imagen de la cámara del nuevo smartphone de Samsung sea excelente. Además, incorpora varias funcionalidades que permiten al usuario la captura de imágenes de calidad casi profesional. La cámara integra, por ejemplo, una práctica funcionalidad para realizar varias capturas de una misma instantánea y seleccionar después la mejor imagen.

Más decepcionante resulta para el usuario la memoria del smartphone, de sólo 16 gigas. No obstante, existe la posibilidad de ampliarla hasta 64 gigas mediante tarjeta SD.

Por otra parte, el nuevo Galaxy S III, que sale hoy a la venta en España, esconde en su interior a un clon del famoso Siri de Apple: el asistente de voz S-Voice. Y se nota en su funcionamiento que es una copia del mucho más popular Siri. La función de reconocimiento de voz de S-Voice deja bastante que desear. S-Voice no sólo no ejecuta adecuadamente las órdenes del usuario sino que proporciona en ocasiones información inexacta, explica Matthias Kremp en Spiegel.

El nuevo Galaxy S III va acompañado además de una serie de funcionalidades que hacen definitivamente la vida más fácil al usuario. Si el usuario tiene, por ejemplo, una llamada perdida de algún contacto, basta con llevarse el teléfono a la oreja para devolverle la llamada. Y si, pese a sus numerosos atractivos, el usuario quiere descansar un rato del nuevo smartphone de Samsung, no tiene más que colocar hacia abajo el dispositivo para que se desconecten todos los sonidos del aparato.

Para pausar un vídeo que se está reproduciendo, basta con colocar la mano a cierta distancia de la pantalla, y un par de toques en la parte superior de la pantalla son suficientes para regresar a la parte de arriba de un listado cuando el usuario ha llegado ya a la parte más inferior.

Todas estas y otras funcionalidades atraerán indudablemente a las masas. Lo que no gustará tanto al gran público es el para muchos poco atractivo "traje" del nuevo Galaxy S III, un "traje" en el que el absoluto protagonista es el plástico.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir