Mobile

El tándem entre Microsoft y Nokia se presenta como un desafío para Samsung

Samsung Electronics ha confiado en el software de las empresas occidentales para alimentar sus dispositivos y construir su participación en el mercado de teléfonos inteligentes competitivo.

Las sinergias entre Microsoft y Nokia, podrían suponer un desafío para el gigante koreano en cuanto al mercado de smartphones se refiere, que además recientemente ha experimentado signos de desaceleración, ya que los consumidores siguen buscando nuevos y diferentes teléfonos y experiencias de usuario.

Samsung fue el el mayor vendedor de smartphones a nivel global con un una couta de mercado del 31,7% en el segundo semestre, seguido del 14,2% de Apple y el 5,1% de LG.

Actualmente, la unión entre Microsoft y Samsung es muy importante aunque los teléfonos Windows de Microsoft representan una pequeña parte de las ventas de teléfonos móviles de Samsung. Además, la compañía también vende tablets y PCs con Windows 8 de Microsoft.

"Si el mercado de PCs se ve sobre pasado por por el mercado de la telefonía, Microsoft puede tener también una ventaja frente a sus rivales en el espacio móvil " dice James Song, analista de KDB Daewoo Securities.

Android, que en la actualidad hace funcionar a la mayoría de los teléfonos de Samsung y LG, llegó a una participación del 79,3% en los sistemas operativos de teléfonos inteligentes en el segundo trimestre a nivel mundial, según la firma de investigación IDC. Sin embargo, la participación del sistema operativo Windows de Microsoft aumentó a un 3,7% frente al 3,1% del año anterior.

Para diferenciar sus productos de los demás, Samsung ha estado trabajando durante años para desarrollar un teléfono inteligente que se ejecuta en un sistema operativo nuevo. Sin embargo, todavía Samsung tiene que establecer las fechas de lanzamiento para los dispositivos que se ejecutan en el nuevo sistema, llamado Tizen, que actualmente está trabajando con Intel Corp.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir