Mobile

EL TELÉFONO MÓVIL, NUEVA VÍCTIMA DEL SPAM

Los ‘genios malévolos’ que se esconden detrás del indeseable spam o correo basura han encontrado un nuevo medio. El teléfono móvil se ha convertido en un canal alternativo a internet que difunde sus fechorías. Y algunos de los 42 millones de abonados españoles ya están recibiendo mensajes cortos de texto con frases como “Hey, ya que vivimos cerca de ver si quedamos”, “Soy Ana, enviar promotv al 5959 y rellena la encuesta que te dan un regalo por contestarla, a mí me han regalado un portátil, díselo a los demás”, “Una persona ha intentado contactar contigo y no ha sido posible. Te ha enviado un sms, para leerlo envía la palabra VER al 5523, te gustará” o “100 sms gratis y 100 minutos libres por reenviar este mensaje a 10 contactos”.

El objetivo es simple: que el usuario del móvil pique y responda con otro sms, generalmente a un número de cuatro dígitos. Pero la respuesta que el cliente está enviando no es un mensaje de texto normal, de los que cuestan unos 0,15 euros, sino un sms premium especial que oscila entre los 0,3 y 1,8 euros. Además, una vez que el dueño del móvil cae en la trampa, los spammer, que se llevan entre un 40 y un 60% del coste del mensaje (el resto es para la compañía de teléfonos), tratarán de inducirle a mandar más mensajes e incluso le suscribirán a un servicio no solicitado de envío de sms del que no es nada sencillo darse de baja.

Según recoge El País, a diferencia del spam, los sms premium son un negocio legal que mueve al año más de 400 millones de euros, aunque la ley señala que para su envío debe obtenerse previamente el consentimiento del destinatario, identificarse con la palabra publicidad y establecerse mecanismos sencillos para que el usuario pueda revocar su autorización.

La Asociación de Empresas Servicios a Móviles (AESAM) aglutina a las doce compañías más importantes de este negocio, que juntas gestionan el 80% del tráfico de sms premium. Ante esta tendencia, la agrupación ha puesto en marcha una línea telefónica (902 934 612) que ofrece la posibilidad de hablar con la empresa proveedora, pero el problema radica en que las empresas fraudulentas no están asociadas normalmente.

Medidas de las operadoras
Por el momento, las operadoras españolas guardan silencio sobre su política de seguridad respecto a este tema. Sin embargo, algunas compañías extranjeras han mostrado su intolerancia hacia el spam móvil. La estadounidense Versión Wireless demandó a la empresa Specialized Programming and Marketing por el envío de 100.000 sms a los usuarios prometiéndoles unas vacaciones de premio. La sentencia ha condenado a los spammers a una multa de unos 148.920 euros.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir