Mobile

Ha llegado el momento de olvidarse del eterno debate entre las aplicaciones y la web móvil

pagina web movil vs app movil 2

Todos hemos oído cómo la gente constantemente se ha referido al año 2014 como el "año del móvil". No se puede negar el hecho de que, por primera vez en Estados Unidos, los adultos pasan más tiempo con las tablets y los smartphones que con las computadoras de escritorio o con los portátiles. De igual forma, en algunos países, como en la India, las búsquedas a través del móvil han superado a las consultas por escritorio. Y ya se dice que hay cinco mil millones de dispositivos móviles en el mundo, un cifra muy por encima de los dos mil millones de ordenadores.

Pero mientras que el año pasado fue el "año del móvil", puede que 2015 sea el de su "desaparición", en el sentido de que el móvil es una parte tan importante y omnipresente en nuestras vidas que casi ni lo notamos. Las diferencias entre estar conectado a través del escritorio, de una tablet o del móvil pronto serán irrelevantes. Será el móvil el que se convierta por sí mismo en todo lo digital, ya que hoy en día accedemos al mundo digital a través de nuestros dispositivos móviles.

Para los consumidores, las aplicaciones nativas siguen siendo muy populares y útiles. Utilizan aplicaciones de entretenimiento (contenido y juegos), conexión social (Facebook, Instagram, Twitter), mensajería (WhatsApp, Line, Snapchat) y utilidad (Mapas/ Ubicación, tiempo, banca). Los expertos de marketing también utilizan estas aplicaciones para lograr más engagement con sus audiencias, ya sea a través de la descarga de aplicaciones o simplemente, para el reconocimiento o posicionamiento de marca.

Pero la audiencia de la mayoría de aplicaciones es limitada, y la lucha por la cuota de mercado es feroz. Mientras que el número de aplicaciones nativas se ha disparado en los últimos años, los consumidores no las están adoptando al mismo ritmo. De hecho, según datos de la empresa de investigación de mercados Nielsen, el número medio de aplicaciones nativas utilizadas por mes no ha cambiado mucho desde 2011. Es natural que haya competencia por el espacio en la pantalla, de la misma manera que las marcas de botes de ketchups luchan por el espacio en los estanterías del supermercado.

Con esto en mente, los editores de contenido tienen pocas razones para emplear sus apreciados y, a veces escasos, recursos en el desarrollo de aplicaciones. Las aplicaciones móviles nativas, además de ser costosas, requieren de muchos recursos para su creación, administración y promoción. Y en muchos casos, tanto los grandes como los pequeños editores de contenido reciben significativamente más tráfico a través de sus sitios web existentes que de aquellas con las que buscan el engagement con sus aplicaciones.

Por lo tanto, para la mayoría de los editores de contenido, el debate entre las aplicaciones nativa frente a la web móvil es una pérdida de tiempo. La mayoría del tráfico de los editores web proviene de referencias de búsqueda y redes sociales, no de los usuarios que participan con una aplicación. Llegar a una gran audiencia digital es una opción mucho mejor para distribuir y monetizar rápidamente su contenido. Y a medida que más lectores utilicen dispositivos móviles, lo más lógico y obvio es enfocarse más en la web móvil.

La web móvil tal y como la conocemos cambiará para todos nosotros. Los consumidores cambiarán su comportamiento a medida que sigan encontrando, descubriendo e interactuando con el contenido de los sitios web, por lo que hay que derribar los muros móviles para centrarse en las pantallas más pequeñas. Por su parte, las empresas y los editores de contenido que capten que lo realmente digital ahora es el móvil -y en consecuencias adapten sus estrategias a esta máxima- crearár nuevos retos y oportunidades interesantes este año y los venideros.

Así que, ha llegado la hora de olvidarse de la eterna lucha entre las aplicaciones nativas móviles y la web móvil porque las empresas deben pensar en el futuro y centrarse en el móvil como la elección segura para los medios digitales.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir