Mobile

El plan B de Huawei, en entredicho

La carrera contrarreloj de Huawei: unos planes (poco halagüeños) para mantener su posición en el mercado europeo

A pesar de encontrarse en pleno desarrollo de su propio sistema operativo, el veto de Estados Unidos a Huawei deja al fabricante chino fuera de juego.

HuaweiDesde que la guerra comercial entre Estados Unidos y China comenzó, todo han sido problemas para Huawei, el mayor perjudicado del conflicto. Tras el veto a la compañía, Google decidió romper relaciones con el fabricante de móviles dejando a sus millones de usuarios con un dispositivo abocado a la obsolescencia a corto plazo.

Pero la tecnológica no ha sido la única en hacerle la cruz a Huawei. Otras telcos británicas, japonesas o taiwanesas han decidido paralizar la comercialización de sus productos, mientras asociaciones de la industria han excluido a la compañía de su pool de asociados, dejándola sin certificaciones oficiales.

A pesar de esta situación, Huawei ya tiene un plan B. De hecho, la compañía parece que ya había intuido hace tiempo que esto podía pasar pues, según recoge Bloomberg, en 2018, Huawei comenzó a mantener contacto con varios desarrolladores de apps europeos a los que ofreció abrirles camino en el mercado chino, uno de los más codiciados del mundo, a cambio de crear un software para su App Gallery.

Sin embargo, aunque la empresa china acierta queriendo construir su propio sistema operativo para reducir la excesiva dependencia de Google, el veto de la Administración Trump le impide trabajar con cualquier compañía estadounidense y eso significa que sus móviles se quedarían sin Facebook, Twitter, Pinterest y otras muchas populares apps.

Huawei se encuentra en una encrucijada de la que le será muy difícil salir. A pesar de que la compañía tiene los recursos y la escala suficiente para poder iniciar su propio camino, Europa es un mercado maduro que domina Android y en el que le será muy difícil operar sin la ayuda de Google.

La posibilidad de utilizar una versión de código abierto de Android que utiliza también en China y que da acceso a algunos de los servicios de Google está encima de la mesa, aunque la compañía no tendría capacidad para gestionar las actualizaciones de seguridad o la información de los consumidores que mejora los servicios y sirve como combustible para la monetización publicitaria.

Así, parece que todas las alternativas tienen trabas para Huawei que, de no encontrar una solución pronto, puede ver cómo el 20% de cuota que tiene en el mercado europeo del smartphone se le escapa de las manos.

[fbcomments]
Te recomendamos

Cannes

Outbrain

Somos quiero

A3media

FOA

Compartir