Mobile

La tecnología 3D touch de los nuevos iPhones es "un intento de leer la mente" del usuario

3D force iphone 6sCuando el CEO de Apple, Tim Cook, dijo ayer que los dos nuevos iPhones que los de Cupertino presentaron ayer lo “cambiaban todo”, se refería a la introducción de la nueva tecnología llamada 3D touch que cambiará la forma en la que los usuarios interactúan con su iPhone.

Las pantallas de los nuevos teléfonos buques insignia de la compañía pueden reconocer hasta tres niveles diferentes de presión, lo que significa que el usuario puede hacer cosas diferentes en función a la fuerza con la que toque la pantalla. Una pulsación normal y otra más profunda y duradera tendrán diferentes efectos.

Esta funcionalidad abre toda una gama de nuevos accesos directos para Apple. Por ejemplo, usted podría obtener direcciones simplemente con un toque prolongado en la aplicación de mapas de la pantalla de inicio, hacerse rápidamente un selfie pulsando sobre la aplicación de la cámara, o consultar su horario de un día determinado presionando la fecha de, por ejemplo, un email.

Pero según Bloomberg, a Apple le llevó muchos años crear esta funcionalidad. A nivel técnico fue muy complicado y requirió que los ingenieros de Apple integraran nuevos sensores en sus pantallas de iPhone que funcionaran con acelerómetros incorporados para que pueda medir continuamente la presión del dedo de un usuario y averigüen lo que están intentando hacer.

Pero según explica Craig Federighi, vicepresidente senior de ingeniería software de Apple, en Bloomberg, en realidad lo que hace esta tecnología no es intentar detectar la fuerza de la presión de su dedo ni intentar averiguar su objetivo sino “leer la mente” del usuario.

En el siguiente texto, extraído del artículo de BloombergFederighi explica con mayor detalle (y complejidad) las “maravillas” de esta nueva tecnología, que muchos consideran la mejor novedad que ofrece la nueva generación de iPhones:

“…Usted tiene a un usuario que puede que esté utilizando el pulgar, el dedo, que puede estar sensible en ese momento, que puede que esté caminando, que puede que esté tirado en el sofá. Estas cosas no afectan a la intención, pero afectan a lo que un sensor [dentro del teléfono] ve. Así que hay un gran número de obstáculos técnicos. Tenemos que hacer que el sensor se fusione con acelerómetros para anular la gravedad -pero cuando encienda [el dispositivo] de una forma diferente, tenemos que restar gravedad. … Su pulgar puede leer de manera diferente el sensor táctil de lo que el dedo lo haría. Esa diferencia es importante para entender cómo interpretar la fuerza. Y así estamos fusionando tanto lo que el sensor de fuerza nos da como lo que el sensor táctil nos da sobre la naturaleza de su interacción. Y esto es solo al nivel más bajo de hardware y de algoritmos […]. Y si no se hace bien, nada de eso funciona”.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir