Mobile

Las aplicaciones convierten a los móviles en máquinas de espionaje

Las aplicaciones convierten a los móviles en máquinas de espionajeCuanto más inteligente es un teléfono móvil, más información revela sobre su propietario, a menudo sin que éste se percate de ello. Así lo concluyen dos recientes estudios que han examinado los datos personales que los iPhones y los smartphones con sistema operativo Android envían a los desarrolladores de aplicaciones. Las conclusiones no pueden ser más desalentadoras y es que dos tercios de las aplicaciones evaluadas envían datos privados del usuario al servidor de su empresa matriz.

Uno de los informes que llegan a tan inquietantes resultados es el desarrollado conjuntamente por la Universidad Estatal de Pennsylvania, la Universidad Duke e Intel Labs. Para llevar a cabo el estudio sobre los datos personales con los que “trafican” las distintas aplicaciones móviles, los investigadores desarrollaron su propia app, denominada TaintDroid que, una vez instalada en el teléfono, rastrea los datos personales utilizados por otras aplicaciones y es capaz de determinar adónde van a parar los mismos.

Utilizando TaintDroid, los investigadores siguieron la pista a las 30 aplicaciones Android más populares. Y la conclusión fue que 20 de ellas enviaban información personal del usuario a sus servidores. Junto con información sobre la localización del usuario, se transmitían también números de teléfono y números de serie de la tarjeta SIM, informa Spiegel.

Resultados muy similares son los que arroja el estudio llevado a cabo por Eric Smith en la Universidad Blucknell. El experto analizó en este caso 57 aplicaciones –las más populares– de la App Store de Apple con el objetivo de comprobar si éstas hacían llegar a sus respectivos servidores el UDID o número de serie del teléfono del usuario. ¿La conclusión? Que dos tercios de las 57 aplicaciones evaluadas transferían efectivamente dicho número de serie. Algunas de ellas, vinculaban además el UDID con el nombre del usuario. Por otra parte, en el 18% de las apps analizadas no se logró identificar el servidor al cual se transmitían los datos personales del usuario. La emisión de información tenía lugar en este caso por SLL y Smith no la pudo rastrear. Sólo el 14% de las aplicaciones analizadas no transmitía ningún tipo de información privada sobre el usuario a sus servidores.

La conclusión a la que llegan los autores de los estudios anteriormente citados es que los usuarios de los iPhones y de los teléfonos con sistema operativo Android están totalmente indefensos ante el afán por recopilar información personal de los explotadores de aplicaciones móviles. En el mercado de la telefonía móvil se mueven muchos intereses publicitarios y es hasta cierto punto normal que las empresas que tienen acceso a ellos los recopilen con este fin. Lo realmente peligroso sería que la información personal compilada por los explotadores de apps se utilizara con objetivos distintos a los publicitarios. Por ahora, no se tiene constancia de que ello haya ocurrido, aunque se desconoce por cuánto tiempo.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir