líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las comparaciones son odiosas, pero ¿cómo sale parado el iPhone 5 frente a la competencia?

Redacción

Escrito por Redacción

Pese a los «despistes» de los mapas en el nuevo sistema operativo iOS 6 del iPhone 5, Apple ha logrado vender 5 millones de unidades de su nueva «criatura» en apenas 3 días. El iPhone tiene todos los números para convertirse en un nuevo éxito de ventas «made in Apple», pero ¿hasta qué punto está justificada la fiebre de los usuarios por el nuevo smartphone de la empresa de la manzana? Para responder a esta pregunta, Spiegel compara el iPhone 5 con los «gadgets» equivalentes de Samsung, Nokia y HTC.

Pantalla:
Con unas medidas de 4 pulgadas en diagonal, la pantalla de Apple es más pequeña que las de sus rivales, que miden todas más de 4,5 pulgas, y tiene también una resolución algo menor (1136 x 640 píxeles frente a los 1280 x 720 píxeles de Nokia, Samsung y HTC). Sin embargo, el menor tamaño de la pantalla del iPhone 5 redunda en su mejor ergonomía. El smartphone de Apple puede manejarse perfectamente con una sola mano. En cambio, en los de sus rivales hay que utilizar a menudo las dos manos por su mayor voluminosidad.

Desde el punto de vista de la calidad del color y del contraste, la mejor pantalla que hay actualmente en el mercado de los smartphones es la del Samsung Galaxy S III. Sin embargo, las pantallas del Nokia 920 y del iPhone 5, sensiblemente mejor que la del iPhone 4S, no le van tampoco a la zaga.

Cámara:
Con una resolución de 8 megapíxeles, la cámara del nuevo iPhone 5 es más rápida que la que del iPhone 4S, permite además la grabación de vídeos en Full HD, y mejora la calidad de las fotografías tomadas en lugares con poca luz.

Por su parte, la cámara del nuevo Lumia 920 de Nokia logra similares resultados a la de la cámara del iPhone 5, peros sin “trucos” de software. La cámara del smartphone de la marca finesa viene equipada con un estabilizador de imagen que permite mayor tiempo de exposición en la oscuridad y mejora de esta manera la calidad de las fotografías. HTC y Samsung no ofrecen en sus dispositivos este accesorio, pero son capaces también de tomar fotografías de calidad.

El iPhone 5 y Galaxy S III incluyen en sus cámaras una función HDR, que es posible encontrar asimismo en el HTC One XL.

Procesador:
Con el nuevo procesador A6, el iPhone 5 ha vuelto a recuperar el terreno perdido frente a sus rivales. En diversos tests, el nuevo chip del smartphone de Apple logra resultados similares a los procesadores de los teléfonos inteligentes de la competencia.

LTE:
Aunque equipado con la revolucionaria tecnología LTE, el usuario no puede disfrutar de esta funcionalidad en todas las operadoras. En Alemania, por ejemplo, el nuevo iPhone 5 funciona sólo en la red LTE de Telekom. El Nokia Lumia 920, el HTC One XL y el Samsung Galaxy S III funcionan, en cambio, en todas las redes LTE del país germano.

Memoria en la nube:
Apple ofrece a sus clientes 5 gigas de almacenamiento gratuito en iCloud, espacio suficiente para almacenar hasta 1.000 fotografías. Samsung y HTC, por su parte, ofrecen a sus clientes espacio gratuito en Dropbox. Con el HTC One XL, el usuario tiene acceso a 25 gigas de memoria, con el Samsung Galaxy S III, a 50 gigas. Bastante por detrás de HTC y Samsung se queda Nokia, que ofrece a sus clientes 7 gigas de memoria en el sistema de almacenamiento en la nube Skydrive de Microsoft.

Precio:
Para comprar un iPhone 5 de 16 gigas hay que desembolsar 679 euros y para adquirir la versión de 64 gigas del smartphone de la manzana hay que estar dispuesto a gastarse 900 euros.

Algo más barato es el HTC One XL, que en su versión de 32 gigas cuesta poco más de 600 euros. Par comparar un Samsung Galaxy S III de 16 gigas sin LTE, el presupuesto base es de 500 euros, mientras que si a éste se añade el complemento de la tecnología LTE, el precio se eleva a los 670 dólares. Sobre el precio del nuevo Lumia 920, nada se sabe todavía, pues Nokia no lo ha dado a conocer oficialmente.

A la hora de examinar los precios de los smartphones, hay que tener en cuenta también cuánto cuesta añadirles memoria adicional. En Apple, cada duplicación de la memoria del dispositivo cuesta al cliente alrededor de 100 euros. Mucho más asequible para el cliente es la ampliación de memoria en el Samsung Galaxy SIII. Gracias a las tarjetas micro SD, es posible ampliar la memoria del dispositivo hasta los 32 gigas por 25 euros y hasta los 64 gigas por 60 euros. No incluir tarjetas micro SD en sus smartphones sale rentable a Apple. Según iSuppli, por los chips de 16 gigas Apple paga apenas 8 euros, por los de 32 gigas 16 euros y por los de 64 gigas 32 euros.

Conclusión: el software se paga
La gran baza del nuevo iPhone 5 no es tanto su elegante diseño ni la calidad de sus materiales sino el sistema operativo iOS 6, al que Android se aproxima sin llegar a superarlo y del que Windows Phone 8 tiene todavía mucho que aprender.

 

La publicidad interactiva a través de los gestos del usuario llega a la televisión conectadaAnteriorSigueinteJ. M. Mayorga (Revolution): "Tanto los planners, como los creativos o los ejecutivos pensamos para comunicar"

Contenido patrocinado