Mobile

Ymedia y Adglow analizan en un estudio las consecuencias del FOMO

Las consecuencias del FOMO: El 98% de la población ve la TV mientras usa su smartphone

El FOMO (Fear Of Missing Out) y las redes sociales han cambiado la forma en que nos relacionamos con los medios tradicionales.

¿Sabías que el 98% de la población ve la TV mientras hace uso de su smartphone? Según un estudio realizado por la agencia de medios Ymedia, perteneciente al grupo Dentsu Aegis, del que Adglow es estrecho colaborador, los usuarios españoles combinan el uso de sus móviles con otras pantallas durante una media de 43 minutos al día para ver principalmente cine, deportes o series.

Ya no vemos la televisión como antes: las redes sociales han modificado nuestra experiencia como espectadores. Por eso, desde Adglow, una de las compañías más importantes de tecnología y servicios publicitarios para redes sociales, han querido analizar el impacto que tienen estas plataformas en el consumo de contenido televisivo.

El canal perfecto de viralización

La entrada de nuevos players en el mercado audiovisual como Netflix, Hulu o HBO ha provocado también una transformación en la difusión de contenido que altera los hábitos de consumo: ahora son los espectadores quienes tienen el poder de elegir lo que desean ver en todo momento. Según un informe realizado por UBS, se estima que la cantidad de suscriptores de los servicios de transmisión streaming crecerá a alrededor de 4 millones a fines de este año, alrededor de 7 millones para fines del próximo año y unos 15 millones para fines de 2020.

Las plataformas de video en streaming tienen desafíos de comunicación únicos: dado que lanzan varios episodios a la vez, no pueden anunciar nuevos episodios cada semana como lo hacen las cadenas de televisión, por lo que tienen que crear de forma anticipada el lanzamiento de una nueva temporada y después mantener el interés de los fans incluso cuando ya han terminado de ver en una noche todos los episodios.

Un buen ejemplo de ello sucedió con la serie ‘La casa de papel’. Esta serie española, producida por Atresmedia Televisión, ha conseguido triunfar en las redes sociales antes, durante, y después de cada capítulo. Netflix ha convertido en estrellas a sus actores con una potente estrategia en estas plataformas: los protagonistas comparten con sus seguidores imágenes tanto del rodaje como de la serie, e involucra a los fans en la conversación para no perderse ningún detalle de lo que está ocurriendo. La actriz Úrsula Corberó es un buen ejemplo de ello, quien contaba con un millón de seguidores el 1 de enero del año 2018 y ahora, en septiembre del mismo año, ha superado ya los 5,7 millones.

Otro caso de éxito es el de Juego de Tronos. Su productora, HBO, conquista a la audiencia pidiéndoles crear contenido propio y mantener vivos en redes sociales a los personajes incluso cuando el guion ya se había deshecho de ellos. La intensidad del suspense y la intriga empuja a los usuarios a las redes sociales para compartir sus emociones en estos canales y la frase “Winter is coming” (se acerca el invierno) es posible que haya sido el titular de post de muchos usuarios, incluso de aquellos que ni siquiera han visto la serie.

El último caso de éxito lo protagoniza la serie mexicana ‘La casa de las flores’: el lanzamiento de esta telenovela para millennials ha sido todo un éxito de viralización en redes sociales. El personaje de Paulina de la Mora y su “Ol-vi-dé can-ce-lar el ma-ri-a-chi”, ha inspirado un nuevo «challenge» a través de estas plataformas. Gracias a una iniciativa espontánea de los fans de la serie, se creó el hashtag #PaulinaDeLaMoraChallenge, que reta a los usuarios a hablar como el personaje interpretado por la actriz Cecilia Suárez en la serie de Netflix.

La relación del usuario con el contenido audiovisual nunca había sido tan interactiva como hasta ahora: el consumidor hace un esfuerzo para no perderse nada de lo que sucede a través del consumo multipantalla, y los programas televisivos han sabido aprovechar esta oportunidad conectando con el público más joven gracias a los hashtags y programas prácticamente pensados para las redes sociales.

Ya no nos extraña que haya programas televisivos que pidan a sus espectadores vídeos, fotografías, o comentarios, para interactuar con ellos a través de las plataformas sociales o incluso en programas posteriores. Según fuentes de Twitter, los trending topic son, en su mayoría, comentarios sobre programas de televisión, eventos deportivos o noticias de actualidad.

Además, según Zenith Optimedia, el 26% del consumo audiovisual en 2019 se hará a través de smartphones. Si a esta tendencia le sumamos el impacto directo que tienen las redes sociales, terminará por coronar al smartphone como el nuevo rey del consumo audiovisual, como muestra el Informe de Audiencias de Redes Sociales VS de Televisión de Adglow y Expertise.

El uso de las plataformas sociales invita a los usuarios a participar en una conversación global en tiempo real, extendiendo la experiencia audiovisual de la pantalla a la red. Según la revista Telos de Fundación Telefónica, este fenómeno, conocido también como e-wom, no es más que la versión 2.0 del boca-oído tradicional, pero más fuerte por su accesibilidad e inmediatez.

En este nuevo contexto, los usuarios acceden a las redes sociales para generar debate, externalizar su pensamiento, o encontrar personas que comparten gustos similares y quieran comentar lo que están viendo en ese instante.

Pero ¿qué nos motiva a estar continuamente conectados? No hay razón salvo el denominado FOMO: Fear of Missing Out. El miedo a perdernos algo nos empuja a estar hiperconectados. El esfuerzo que está haciendo el consumidor para no perderse todo lo que está sucediendo en las diferentes pantallas y ofrece una enorme oportunidad a las marcas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir