líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las desventajas de usar tu smartphone para compartir Wi-Fi

Mobile marketingSmartphone conectándose a la Wi-Fi

Compartir wifi desde tu smartphone no es una solución fiable

Las desventajas de usar tu smartphone para compartir Wi-Fi

Usar tu smartphone para conectar otros dispositivos, como tu ordenador portátil o Tablet, te puede ayudar en un momento crítico, pero no te asegura una conexión fiable.

El punto de acceso móvil es una función de los teléfonos smartphone que permiten que puedas compartir Internet con tu ordenador portátil, Tablet o incluso con otros teléfonos móviles cuando no tienes otras redes Wi-Fi disponibles. Por lo tanto, cuando usas tu teléfono móvil como hotspot, conectas al resto de dispositivos con los que estés compartiendo WiFi a la red de tu operador de telefonía móvil. Sin embargo, el uso de tu smartphone como hotspot no siempre te asegura una conexión fiable.

Para asegurarte tener una conexión rápida y segura, puedes encontrar en el mercado diferentes tipos de routers WiFi portátiles. No requieren de ningún tipo de instalación, y los puedes utilizar en cualquier lugar.

Una de las opciones más recurridas es el router WiFi portátil o MiFi (mobile WiFi) que permite que varios dispositivos se conecten a la red conectándose a la red 4G o 3G de un operador de telefonía; estos dispositivos se denominan MiFi. Tu teléfono también puede funcionar como un punto de acceso móvil, de manera similar, como se ha mencionado. Una vez habilitas el punto de acceso móvil en tu teléfono, puedes conectarlo a tu ordenador portátil o Tablet a través de la red WiFi.

Los problemas con usar tu propio smartphone como hotspot

Una de las principales desventajas al utilizar tu teléfono como hotspot es la velocidad. Los hotspots móviles son, por lo general, significativamente más lentos que los router WiFi portátiles o MiFi. Además, la señal de Internet que dan los teléfonos móviles suele ser irregular. La velocidad de conexión puede ser particularmente lenta en áreas rurales o de baja cobertura.

Además, convertir tu teléfono en un punto de acceso puede significar sobrecargas masivas de datos. Este tipo de punto de acceso móvil puede consumir sus datos y agotar tu plan de datos mensual mucho más rápido de lo que lo harías de otra manera.

Un tercer problema es la cantidad de batería necesaria para convertir un teléfono en un punto de acceso. Al compartir los datos de tu teléfono móvil con otros dispositivos, se gasta la batería de tu teléfono al convertir una conexión 4G o 3G en acceso a Internet. Si usas tu teléfono como un punto de acceso, es posible que debas tenerlo enchufado constantemente.

Un último problema es que, cuando tu teléfono es un punto de acceso, el teléfono ya no funciona como un teléfono. Muchos teléfonos no te permiten recibir llamadas una vez que se convierten en un punto de acceso; los teléfonos no tienen la capacidad para admitir voz y datos simultáneamente.

La mejor manera de evitar el uso de puntos de acceso móviles es tener siempre una red WiFi disponible. Si no tienes esa opción durante algún tiempo y necesitas Internet para trabajar, considera adquirir un router WiFi portátil, para evitar tarifas elevadas con tu operador de telefonía móvil. Boltia Wifi cuenta con planes adaptados a cada necesidad, poniendo a disposición de sus clientes routers de alquiler sin permanencia, tarifas diarias, datos ilimitados y planes para hasta 30 dispositivos conectados.

 

Venta telefónica especializada: La adaptación del lenguaje según el público objetivo de tu empresaAnteriorSigueinteEmpiezan los conciertos más especiales del verano bajo la luz de las velas con Candlelight by Campari

Noticias recomendadas