Mobile

La relación entre marcas y videojuegos mobile debe crecer

Las marcas no pueden seguir ignorando el poder del mobile gaming

Los videojuegos para smartphones son un mercado cada vez más poderoso y las marcas deben estar en aquellos lugares donde se encuentran sus consumidores.

marcasPor desgracia para las marcas, existe una clara desconexión entre donde gastan el tiempo los consumidores y dónde gastan el dinero los anunciantes. Según un estudio, el 78% de los usuarios de smartphones utiliza aplicaciones de videojuegos todos los días, conectándose una media de seis horas y media a la semana. Al mismo tiempo, el mercado de aplicaciones para móviles a nivel global está experimentando un enorme crecimiento.

Por ello es tan sorprendente que las marcas tan solo vayan a invertir el 15% de su gasto publicitario total en un mercado que se estima crecerá hasta los 143.500 millones de dólares en 2020. Es cierto que los primeros pasos de las aplicaciones de juegos para smartphones estuvieron marcados por las limitaciones de formatos y las preocupaciones lógicas. Las marcas temían no estar alcanzando a la audiencia adecuada, con el formato adecuado y con las herramientas de medición necesarias. Pero de eso ya han pasado diez años.

Lo primero de lo que hay que deshacerse es de los prejuicios sobre los propios jugadores. El gamer mobile típico es en un 55% una mujer, uno de cada tres jugadores tiene más de 45 años y el 54% de la población mundial juega con su smartphone al menos una vez al mes.

Es decir, se trata de un grupo diverso y estos entornos ofrecen la oportunidad crucial para incrementar el ROI. Es más, el 73% de los jugadores está satisfecho con el hecho de que la mayoría de aplicaciones de juegos se sustentes con publicidad. Ello hace que vean valor al intercambio de su atención.

Y si hay un formato que lleva esto al infinito es el vídeo rewarded. Es decir, aquel que permite al jugador obtener algún tipo de recompensa en el juego a cambio de la visualización de un anuncio. Este formato es buscado por el propio usuario y permiten al usuario conectar con las marcas en aquellas aplicaciones que más utiliza. Dando a los jugadores la posibilidad de ver o no un anuncio, se aumenta el recuerdo y la afinidad con la marca, creando asociaciones positivas.

Pero no solo de rewarded vive la publicidad en este tipo de apps. También existen una variedad de formatos como intersitial, bannes o anuncios nativos, pero suelen interrumpir más la experiencia. En cambio, ofrecer recompensas voluntarias es una gran alternativa para aquellos editores que se preocupan de ofrecer una gran experiencia de usuario, según Adweek.com.

Y hay que tener en cuenta que tener una web mobile no es lo mismo que anunciarse in-app. Estos últimos permiten tanto a los editores como a los anunciantes obtener datos valiosos y ofrecer el mensaje más relevante para cada usuario. Además, los vídeos rewarded se ofrecen en pantalla completa y tienen altos ratios de visualización, lo que permite aumentar la creatividad del mensaje.

Un reciente estudio de la compañía Cuebiq muestra que los anuncios in-app son mucho más efectivos que los de páginas web cuando se trata de aumentar el tráfico. Unos beneficios que se pueden aumentar utilizando tecnologías como MRAID (mobile ricj media ad interface definitions), VAST (video ad serving template) o VPAID (video player ad-serving interface definition). Y el Open Measurement SDK de IAB permitirá también medir de una forma más eficiente, eliminando la necesidad de mantener integraciones SDK en cada app.

En 2020, habrá 213 millones de jugadores en Estados Unidos, es decir el 77% de los usuarios de dispositivos móviles totales. Es hora de que las marcas empiecen a invertir más en este entorno. Ahora bien, en una era en la que los consumidores esperan tener algo a cambio de su atención, los formatos más innovadores, como el rewarded, son un recurso mucho mejor para sobrevivir. Las marcas deberán tener en cuenta esto tarde o temprano.

 

 

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir