Mobile

Las tres principales dificultades del FairPhone, el smartphone solidario

Las tres principales dificultades del FairPhone, el smartphone solidarioUn grupo de diseñadores de Amsterdam ha desarrollado un smartphone que respeta los principios del comercio justo. Funciona con el sistema operativo Android y se prevé que se comercialice durante el otoño de este año 2013. Su principal característica es que se fabrica bajo condiciones justas de trabajo y sin utilizar materias primas provenientes de zonas en guerra. Pero una pregunta se nos despierta ante tal buen proyecto, ¿es realmente viable y pagable?

El FairPhone está siendo desarrollado por la fundación Waag Society y uno de sus desarrolladores, Bas van Abel dice que “muchos de los grandes problemas de la sociedad (guerras, salarios infrahumanos, esclavitud, etc) están contenidos en nuestros smartphones”. El Smartphone solidario pretende hacer el mundo un poco más justo, su precio en el mercado será de unos 300 euros libre.

Aún no existe un prototipo de este teléfono móvil y Bas van Abel es consciente de los numerosos retos a los que se enfrenta para desarrollar este móvil que pretende hacer el mundo un poquito mejor. Te exponemos las principales dificultades de la creación del FairPhone:

1. Transparencia acerca de la procedencia de las materias primas: unos 60 diferentes materiales contiene un smartphone; desde cobre hasta oro pasando por todo tipo de metales. Para conseguir muchos de estos, las empresas los compran a estados controlados por grupos armados que explotan a los trabajadores. Los desarrolladores del FairPhone trabajan en colaboración con empresas que certifican que la extracción de sus materiales se realiza controlando las condiciones, pero este control no existe para todas las materias primas que se necesitan para fabricar un teléfono móvil.

2. Condiciones de trabajo y distribuidores justos: los desarrolladores del teléfono justo hacen tratos con distribuidores que garantizan el trato justo de sus trabajadores. El problema es que en ocasiones los distribuidores compran productos de otras empresas lo cual dificulta la labor de asegurar que ésta también sea justa.

3. Diseño, uso y reciclaje: Bas van Abel y su equipo están diseñando un smartphone en el que cada una de sus piezas se pueda cambiar por separado, para así acabar con la era de los teléfonos imposibles de arreglar porque incluso su batería está pegada al resto de componentes. Además, el FairPhone tendrá dos ranuras para tarjetas SIM, así las personas que necesitan dos números de teléfono diferentes podrán aunarlos en un solo aparato.

El FairPhone podría ser el comienzo hacia el cambio, podría conseguir aunque sea poco a poco un cambio en la mentalidad de la gente sin negar el avance tecnológico, pero haciéndolo de una forma justa y solidaria.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir