Mobile

LO QUE LOS JAPONESES ECHAN EN FALTA EN EL IPHONE

La llegada del iPhone 3G causó una conmoción en el mercado occidental, pero para los consumidores japoneses dista bastante de ser el teléfono ideal: le faltan características y utilidades básicas en la comunicación móvil diaria de esta población. Algunos analistas de mercado no tienen muy claro si el teléfono de Apple triunfará allí como producto de masas o si se quedará en el nicho de los fans de los productos de la manzana.

Muchos japoneses han acudido a adquirir su iPhone 3G con entusiasmo y los establecimientos de Apple en aquellas islas también han vivido las colas de compradores (reales o no) en los días de lanzamiento. Pero, como señala la publicación alemana Focus, aunque hayan comprado el moderno terminal, no se desharán de su viejo móvil.

"No quiero que mis amigos piensen que soy un tipo insensible y poco enrollado", declara un joven informático a la publicación. Las razones: el iPhone no incorpora algunas funcionalidades que los japoneses utilizan cada día para comunicarse con sus contactos. Por ejemplo, allí es muy habitual utilizar los infrarrojos para intercambiar datos de contacto, así que no contar con este dispositivo puede significar quedarse fuera de la vida social.

Sin embargo no todo son carencias. La alta velocidad de acceso a internet y la unificación de estándares que abren la posibilidad de acceso a sitios web, como YouTube, que generalmente no se pueden ver desde móviles japoneses, llaman la atención de los consumidores.

Pero sigue la lista de carencias: el iPhone no puede sintonizar los canales de televisión, como la mayoría de los móviles japoneses, ni tiene videocámara, ni cuenta con reconocimiento de voz, ni permite hacer pagos desde el teléfono móvil, funcionalidades todas estas muy utilizadas en Japón. Tampoco cuenta con emoticonos o smileys, que utilizan habitualmente.

Según señala Focus, los japoneses tienen la costumbre de comunicarse por email a través del móvil y escriben el texto sólo con los pulgares y sosteniendo el móvil en la mano. Pero el tamaño del iPhone sólo permite sostener el teléfono con una mano y escribir el mensaje con la otra. Así que si el iPhone o su modelo se generalizaran, desaparecería el Club de los pulgares, u oyayubi zoku, como se llama a las personas más diestras en esta modalidad de escritura.

Otro detalle que los japoneses deben echar en falta en el iPhone es el pequeño agujerito para colgar adornos al móvil, muy popular entre usuarios de todas las edades.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir