Mobile

Datos y localización: el laberinto del que los marketeros no pueden (ni quieren) salir

datosLa nueva aplicación que ya es todo un fenómeno mundial, Pokémon Go, ha generado preocupación en muchos de los usuarios sobre la privacidad por su capacidad para registrar una gran cantidad de datos de los jugadores sobre su localización.

Sin embargo, el marketing de datos lleva entre nosotros largo tiempo y, desde luego, la nueva app debería ser la menor de las preocupaciones pues los marketeros cuentan con suficientes armas para conocer cada paso que da su audiencia.

Existe cada vez un mayor número de compañías especializadas en los datos de localización móvil cuyo negocio se basa en recolectar, agregar y distribuir esta información a cientos de actores de la industria publicitaria con resultados más que rentables.

Y todo gracias a los dispositivos móviles, aparatos que siguen los pasos de los usuarios en sus rutinas diarias y se han convertido casi en un “gran hermano” que todo lo sabe.

La compañía Placed, por ejemplo, centra su actividad en ofrecer datos de las visitas que hacen los consumidores a las tiendas físicas, un negocio que no para de crecer pues ya cuenta con más de 190 clientes cuando el pasado año solo tenía 80. Entre ellos se encuentran conocidas firmas como Condé Nast, Accuweather e incluso agencias como IPG Mediabrands and DigitasLBi.

Y el interés por este tipo de información no deja de aumentar en todas las compañías del espectro digital y es que, tal y como asegura Vikas Gupta, director of marketing de la firma de datos de localización Factual, “todo el mundo necesita tener una historia de localización ya sea construida por uno mismo o a través de colaboraciones con terceros”.

El acceso ilimitado que parecen tener este tipo de compañías ha hecho saltar las alarmas entre los órganos de control y la Federal Trade Commission ya ha tomado acción al respecto tras las acusaciones a InMobi de hacer uso de los datos de los usuarios sin su permiso, incluso de los menores de edad.

Aunque los aparentes riesgos no parecen haber disuadido a los usuarios de descargar Pokémon Go y pasar horas atrapando personajes del juego. ¿Se trata de una cuestión de ignorancia sobre las prácticas de recolección de datos de las empresas o de un acuerdo tácito en el que los datos de los usuarios son la moneda aceptada a cambio de servicios premium en las apps?

La IAB por su parte lanzó el pasado años una guía sobre el correcto uso de los datos de localización por parte de las compañías y otros grupos de autorregulación como Network Advertising Initiative trabajan para la concienciación de la industria en las prácticas éticas.

Así, el panorama digital se vuelve cada vez más complejo con el incremento de los acuerdos y colaboraciones entre distintas compañías que cruzan datos para obtener un perfil más completo de los hábitos de la audiencia. Un auténtico laberinto de datos del que la industria ya no puede ni quiere salir.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir