Mobile

El 40,8% de la generación Z no cree que sea un target para los cibercriminales

Los adictos al smartphone, el blanco fácil de los cibercriminales

Mientras las generaciones más mayores son más cautos a la hora de proteger su información personal online, el 25,6% de los centennials afirma utilizar 1 o 2 contraseñas para todas sus cuentas.

hackers smartphoneEl smartphone se ha convertido en una adicción para la mayoría de las personas que invierten hasta 5 horas diarias delante de estas pequeñas pantallas con las nocivas consecuencias para la salud física y mental que conlleva.

Sin embargo, si la obsesión con estos dispositivos se ha convertido en motivo de preocupación, para los cibercriminales el aumento del tiempo que se invierte en ellos es una buena noticia.

Y es que, a pesar de que los móviles se han convertido en una extensión de nuestra vida personal y profesional, los usuarios no toman las mismas precauciones de seguridad en los smartphone que, por ejemplo, en los ordenadores.

Mientras existe concienciación sobre las amenazas que existen en torno al ordenador, cuando se trata del móvil, los usuarios siguen viéndolo como un dispositivo sencillo a pesar de la gran cantidad de información que albergan.

En los últimos años, los smartphone han pasado de ser un aparato utilizado para enviar mensajes, realizar llamadas y, como mucho, hacer fotos a convertirse en un espacio que guarda no solo conversaciones personales, sino información profesional y contraseñas bancarias.

La despreocupación de los usuarios ha generado un mayor interés en los hackers que utilizan métodos cada vez más sofisticados para lucrarse con los datos de millones de personas. No obstante, existen diferencias entre generaciones a la hora de tomar medidas.

Mientras los mayores de 50 años son más cautos a la hora de descargar aplicaciones o permitir a los servicios digitales acceder a las funciones de sus teléfonos a raíz de su desconocimiento y, por lo tanto, desconfianza hacia el mundo online, los millennials presumen de conocer el funcionamiento del entorno digital y sus riesgos.

Sin embargo, fracasan a la hora de protegerse en este medio. De hecho, según una encuesta de Hide My Ass! (HMA) menos del 40% de los millennials limitan conscientemente el acceso a su información personal online.

Más grave es la situación para los centennials. El 40,8% de esta generación no cree que sea un target para los cibercriminales y, por ende, las precauciones que toman son insignificantes. Según una encuesta de LastPass, el 25,6% afirma utilizar 1 o 2 contraseñas para todas sus cuentas online, mientras el 32% admite no ser muy creativo a la hora de establecerlas.

Así, la combinación de la inacción de los usuarios junto a la falta de entendimiento de las generaciones y la sofisticación de los hackers, hace de este escenario el mejor caldo de cultivo para el cibercrimen.

El malware mobile crece un ritmo del 42% anual, el mayor de su historia y, mientras en ordenadores tardó 22 años en llegar a los 2 millones de muestras, en smartphones lo ha hecho en la mitad de tiempo. El peligro es real y no solo para la salud mental.

Te recomendamos

rakuten

A3Media Radio

The trade lab

Compartir