Mobile

Los smartphones no hacen honor a su propio nombre y no son tan inteligentes como creemos

smartphonesCuando una aplicación quiere avisar de una próxima cita, de un mensaje de texto o de una noticia de última hora procedente de alguna red social, el teléfono emite una alerta que enciende la pantalla de bloqueo, que dependiendo de la configuración que haya determinado, podría ser un simple zumbido, una alarma de pánico o la sintonía de “La Cucaracha”.

Cuando se introdujeron por primera vez las denominadas notificaciones push, éstas eran una forma creativa de que nuestros teléfonos captaran nuestra atención, pero en la actualidad suenan constantemente y se han convertido en una molestia constante que pone de relieve un problema: nuestros smartphones no son lo suficientemente inteligentes.

El teléfono muchas veces intenta ayudar sin detenerse a considerar alguna de las informaciones básicas que recoge sobre nosotros. Por ejemplo, el teléfono tiene acceso a nuestro calendario y sabe nuestra ubicación, así que ¿por qué no es más inteligente sobre el momento del envío de notificaciones? ¿Por qué no da prioridad a las alertas de aquellas personas con las que más interactuamos? ¿Y por qué sigue avisando sobre las actualizaciones de los juegos que abandonamos hace meses?

Hoy en día, los smartphones son el centro de información de nuestra vida, pues en algunos casos saben más sobre nosotros que la gente que nos rodea. Sin embargo, muchas veces se comportan como si no supiese nnada al no actuar de forma útil. Por ejemplo ¿por qué los contactos están ordenados en orden alfabético y no según aquellas con las que más interactuamos?

La buena noticia es que muchas start-ups están comenzando a trabajar en una nueva generación de programas conocidos como aplicaciones contextuales, que tienen como objetivo procesar información sobre cómo utilizamos el teléfono para mejorar la forma en qué funciona. Por ejemplo, mediante la disposición de los iconos en la pantalla principal en función de las que usamos con mayor frecuencia, o en ciertos momentos del día.

Humin es uno de estos nuevos programas contextuales que acaba de debutar en la App Store de Apple. La aplicación clasifica su lista de contactos de acuerdo a una variedad de factores, como la frecuencia con la que contactas la gente o su ubicación.

Si usted acaba de aterrizar en una ciudad para un viaje de negocios, puede utilizar Humin para encontrar fotos de la gente con la que se va a reunir. También puede buscar en sus contactos con la misma flexibilidad que ofrece la web, como “buscar gente que conocí ayer” y la aplicación le muestra una lista al instante.

La mayor parte de esto se hace automáticamente, al rastrear los datos del teléfono y de diferentes redes sociales para crear contactos inteligentes, por lo que se puede determinar, sin que tenga que instruir previamente a su teléfono, sobre lo bien que conoce a cada uno de sus amigos o donde conoció a esta persona. El resultado es una visión fascinante del futuro de los smartphones: es como si al teléfono de repente le brotara el sentido común.

Sin embargo, aunque las aplicaciones contextuales como Humin pueden ser útiles, puede que no sean suficientes para combatir la idiotez generalizada mostrada por los teléfonos. En general, un sistema operativo lo suficientemente inteligente debería poder filtrar el aluvión de notificaciones generadas por muchas de las aplicaciones de su teléfono, y el teléfono podría decidir cómo presentar una alerta de acuerdo a lo que sabe de ti: dándole prioridad y sonando de inmediato, posponiéndola para más tarde o descartándola definitivamente.

Ankur Jain, cofundador y director ejecutivo de Humin, dice que la información que Humin deduce sobre usted vive en un jardín amurallado en su teléfono y que no invadiría su privacidad más de lo que ya hace el propio teléfono: “Lo que hacemos es construir el índice local en el teléfono de cada persona, así que ni siquiera tiene que tener una señal de datos para usarlo”.

La pregunta que nos planteamos ahora es si habrá alguien que construya un sistema operativo tan inteligente. De los gigantes de la tecnología, Google parece el candidato más probable, ya que la misión de la compañía es ordenar a través de la información. Además, actualmente ya invierte fuertemente en la inteligencia artificial, incluyendo programas sensibles al contexto, como Google Now.

David Singleton, director de ingeniería en el equipo de Android de Google, dijo en una entrevista que la compañía estaba trabajando en dar a los desarrolladores de aplicaciones maneras de agregar más información contextual, y que con el tiempo podría aplicar un poco de inteligencia a la forma en que se presentan las notificaciones.

Singleton comparó un posible sistema inteligente de alertas con el filtrado del spam del correo electrónico, pero advirtió que este engloba mayores dificultades por la gran masa de tipos de notificaciones que hay, pues si un algoritmo adivinara mal y no le mostrara una notificación importante, podría haber problemas, por lo que capacidad de selección de notificaciones se convierte en una misión fundamental para los desarrolladores.

Pero a medida que nos aproximamos más y más al denominado “internet de las cosas” en el que nuestros teléfonos estarán conectados con nuestros coches, casas y otros dispositivos, cada vez nos “ahogaremos” en más datos porque habrá más notificaciones, contactos, mensajes. Por ello es fundamental encontrar una manera para dar sentido a la gran masa de bits digitales que nos absorberá. Cuando esto ocurra, el teléfono será un filtro inteligente que tendrá que ser capaz de averiguar que necesita, por qué, y cuándo y en otras palabras, podemos decir que el smartphone podrá hacer honor a su propio nombre.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir