Mobile

Los usuarios de Instagram se levantan en armas y presentan una demanda colectiva contra la app fotográfica

Estos últimos días Instagram ha sido protagonista de una de las grandes polémicas en redes sociales. Hace tan sólo unos días la compañía anunciaba un cambio trascendental en su política de privacidad: Instagram se reservaría el derecho de publicar o utilizar según su criterio y para su único beneficio las fotografías de los usuarios sin informarles previamente. Concretamente se emplearían las fotografías y otros datos para la publicidad en Instagram.

El revuelo no se hizo esperar y la empresa reaccionó con rapidez. Tras el aluvión de críticas de los usuarios Instagram afirmó no tener intención de vender las fotos. El co-fundador de la aplicación, Kevin Systrom, declaró que todo había sido un malentendido. "Sabemos que hay muchos usuarios confundidos y molestos por lo que implican los cambios [...] y estamos trabajando para eliminar la confusión", aseveraba en un comunicado emitido por la empresa, que también quiso aclarar lo ocurrido en su blog, donde se explicaba lo siguiente:

"Ha sido interpretado por muchos como que íbamos a vender tus fotografías a otros sin ofrecerte ninguna compensación. Esto no es verdad, y es nuestra culpa que el lenguaje usado haya sido confuso. Para dejarlo claro: no es nuestra intención vender tus fotos. Estamos actualizando el lenguaje de los términos para asegurarnos de que se entienda mejor. [...] Los usuarios de Instagram son dueños de su contenido, e Instagram no se hará con la propiedad de los derechos de tus fotos. Nada de esto ha cambiado. Respetamos que hay aristas creativos y aficionados que vuelcan su corazón en crear fotografías preciosas, y respetamos que tus fotos son tuyas. [...] Nada ha cambiado sobre el control que tienes sobre quién puede ver tus fotos. Si las compartes en privado, Instagram sólo las comparte con la gente que has permitido que te siga. Esperamos que este simple control permita hacer fácil a todo el mundo decidir el nivel de privacidad que quiere."

Sin embargo,  varios usuarios de la red social han presentado una demanda colectiva contra Instagram por considerar el uso comercial de sus imágenes, sin previa solicitación ni participación en los beneficios, como una violación de sus derechos de propiedad. La demanda ha tenido lugar en un tribunal federal de San Francisco y ha sido puesta en marcha por el bufete californiano Finkelstein y Krinsk, según ha informado El Mundo.

La acción solicita a Facebook, empresa que adquirió la aplicación fotográfica este año por 758 millones de euros, que modifique la política de privacidad en este sentido. A pesar de los esfuerzos  del gigante de las redes sociales por resolver el entuerto, muchos usuarios desconfían de Facebook y tildan las disculpas de la empresa de "campaña de relaciones públicas destinada a responder al descontendo del público", como versa el recurso de apelación interpuesto.

Para Facebook, experto en problemas con los términos de la política de privacidad, no es la primera vez que se enfrenta a un problema de estas características, por lo que la empresa considera  que la demanda no va a prosperar y ha afirmado que lucharán vigorosamente.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir