líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las marcas siguen dando palos de ciego en sus estrategias mobile

mobile

Los tiempos cambian y el marketing, también. Con un consumidor multipantalla que pasa cada vez más tiempo inmerso en su smartphone, resulta evidente que los marketeros han de variar su enfoque y adoptar una eficaz estrategia de marketing mobile.

De lo contrario, se descuidaría una de las principales ramificaciones del marketing digital, cuya importancia resulta patente atendiendo a que cerca de tres de cada diez transacciones de comercio electrónico se realizan a través de dispositivos móviles.

Cuando se estudian las estadísticas, se advierte que muchos marketeros obvian el necesario enfoque estratégico en sus acciones de mobile. Prácticamente la mitad de las marcas (48%) y las agencias (46%) descuidan la estrategia en móvil de sus esfuerzos digitales.

Los datos, provenientes de un estudio de la consultora Econsultancy y publicados en MediaPost, ponen de manifiesto asimismo que las empresas sin una estrategia en dispositivos móviles apenas pueden conocer el porcentaje que accede a su portal mediante esta vía, lo cual ocurre en el 60% de las ocasiones, frente al 78% de los sitios web con estrategia definida que conocen a ciencia cierta el dispositivo empleado.

Pero no solo se pierden datos cuando las compañías carecen de un plan mobile, sino que además esta carestía repercute negativamente en sus ingresos. Tanto es así, que los comercios electrónicos que descuidan esta rama ven mermados sus beneficios potenciales en un 14%.

Pero hay luz al final del túnel. Seis de cada diez empresas que emplean marketing digital invertirán más recursos en mobile de cara a los próximos meses. De esta manera podrán recabar insights más completos de los perfiles, incrementar su efectividad y user acquisition, y en definitiva, emitir mensajes multidispositivo más relevantes para los usuarios, basados en datos.

 

10 trucos para aumentar la creatividad cuando las musas ni están ni se las esperaAnteriorSigueintePor qué el brainstorming ha dejado de ser la tormenta perfecta

Noticias recomendadas