Mobile

La cuesta hacia abajo de los smartphones

El mercado de los smartphones, un globo (hinchadísimo) que se desinfla poco a poco

smartphonesPoco antes de que se diera el pistoletazo de salida al Mobile World Congress (MWC) en Barcelona, la empresa de investigación de mercados Gartner se descolgó con una alarmante noticia que cayó como un jarro de agua fría en una industria acostumbrada a crecer hasta el infinito y más allá (y probablemente por encima de sus posibilidades). Por primera vez en la historia en las últimas Navidades se vendieron menos teléfonos inteligentes que durante el mismo periodo del año anterior.

En el cuarto trimestre de 2016 se despacharon en todo el mundo 432 millones de smartphones. En último trimestre de 2016 se vendieron “sólo” 408 millones de teléfonos inteligentes (un 5,6% menos).

¿Estamos ante el principio del fin del “boom” de los smarpthones? ¿Necesitamos realmente teléfonos inteligentes en el bolsillo cuando en el futuro todo, absolutamente todo, estará conectado? ¿Qué significa esta preocupante tendencia a la baja para el MWC?

Más de 10.000 personas desfilarán entre hoy y el próximo jueves (cuando concluya la feria) por el MWC, donde estarán presentes la friolera de 2.300 empresas.

Ayer, y como antesala del MWC, Samsung presentó en sociedad los nuevos Galaxy S9 y S9+, pertrechados de cámaras capaces de hincar el diente a todo tipo de virguerías fotográficas y con precios de salida de 850 y 950 euros respectivamente (una auténtica ganga si los comparamos con los 1.150 euros que cuesta el iPhone X de Apple).

Sin embargo, puede en un futuro no demasiado lejano los smartphones de nueva hornada dejen de ser los protagonistas del MWC. Quizás en unos años los hoy todopoderosos teléfonos inteligentes sean “segundones” en una industria, la tecnológica, eternamente cambiante.

Así lo cree, por ejemplo, Claudia Nemat, chief technology & innovation officer de Deutsche Telekom. En una entrevista concedida recientemente a Frankfurter Allgemeinen Sontagszeitung Nemat asegura que “no mañana, pero sí quizás en un plazo de diez años, los smartphones serán reemplazados por otros dispositivos”.

Más allá de los smartphones (condenados, según parece, a ser fagocitados por otros dispositivos), en el MWC se hablará estos días, y mucho, del 5G. Este nuevo estándar hará realidad las ciudades inteligentes y colgados de su brazo los coches autónomos podrán lanzarse por fin a la carretera.

Ayer domingo Intel hizo balance del rendimiento (parece que satisfactorio) del 5G en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, que han sido una especie de laboratorio de lo que muchísimo que puede dar de sí esta tecnología.

“Estamos simplemente comenzando a arañar la superficie de lo mucho que el 5G puede hacer por la industria”, aseguraba ayer Rajeev Suri, director ejecutivo de Nokia. La compañía finesa, en colaboración con Deutsche Telekom, analiza actualmente en una superficie de 8.000 hectáreas del puerto de Hamburgo (Alemania) las posibilidades de conexión de los semáforos y la recopilación de datos atmosféricos.

También están abocadas a acaparar muchísimos flashes en el MWC la realidad virtual, la realidad aumentada y la inteligencia artificial, las mismas que permitirán a los clientes de firmas de ropa probarse prendas en probadores interactivos que simulan las condiciones donde va a utilizarse después el vestimenta o que, con la ayuda del reconocimiento de imágenes y los asistentes de voz, posibilitarán que los smartphones ejerzan de “ojos” de las personas aquejadas de problemas de visión.

Puede que, llegada a estas alturas, a la industria móvil no le quede otro remedio que mermar y hacerse más y más pequeña, pero para su “muerte” (la definitiva) habrá que esperar aún unos cuantos años. La gente (por lo pronto) sigue con los ojos pegados como lapas a los smartphones, el dispositivo más adictivo (hasta la fecha) del siglo XXI.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir