Mobile

Por qué Microsoft vende ahora tabletas-ordenador

Una apuesta valiente, desesperación, tiempo perfecto: el anuncio de Microsoft de su propia tableta-ordenador ha desencadenado una discusión en los blogs tecnológicos sobre el sentido o el sinsentido de la nueva Surface. Sobre todo, lo que parece contar es un valor interno, según informa Spiegel Online.

Pero el comunicado de una tableta de Microsoft no ha sido realmente tan sorprendente. El mundo tecnológico ya esperaba desde hacía tiempo que Microsoft anunciara un competidor del iPad, especialmente porque cada vez se acercaba más la publicación de Windows 8, sistema operativo para ordenadores portátiles y de sobremesa.

Más sorprendente ha sido que sólo ahora se hayan puesto a discutir los blogueros tecnológicos sobre el sentido o sinsentido del nuevo hardware de Redmond. ¿Será la tableta de Microsoft un chasco como el competidor del iPod Zune o como el smartphone Kin? ¿O será un éxito, como la videoconsola Xbox, con un beneficio en el mercado de, al parecer, un 47%?

Y así se desarrolló rápidamente la discusión sobre el anuncio de la tableta de Microsoft de una lista únicamente sobre sus características hacia un análisis más profundo de los objetivos ocultos del consorcio. Un documento interno alcanzó recientemente la red y dibujó la imagen de un mundo Microsoft completamente conectado, desde la consola hasta la nueva tableta pasando por el Windows Phone.

Pero, ¿cómo será al tacto el nuevo terminal? Mark Hackmann, escritor en Readwriteweb, ha podido tocar la tableta, y está sorprendido. “Si hay una palabra para describir el aparato”, aclara, “ésa es solidez”. Mientras el iPad de Apple era lujoso y las tabletas de Android rápidas y eficientes, ésta sería, en sus palabras, “poderosa, lujosa y sólida como un Cadillac”. Sólo que un poco voluminosa y pesada.

Un argumento de venta muy importante podría ser el teclado extra en la funda protectora, según cree el Wall Street Journal, y cita al analista de IDC Al Hilwa, según quien la tableta sería un aparato “realmente unificado”, una “navaja suiza de una tableta”. El teclado mostraría más bien cuál podría ser el potencial oculto de la tableta de Microsoft: no sólo poner en un aprieto al líder del mercado, Apple, sino sacudir el mercado de ordenadores de sobremesa. Esto tendría costes en las buenas relaciones entre la industria de los ordenadores y Microsoft, según escribe la analista del Forrester Research Sarah Rotman en la entrada de blog “Por qué Windows es su propio gran enemigo”.

Mary Jo Foley, de Cnet, tampoco está segura, a causa de reflexiones similares, de si la jugada de Microsoft será “el final de una era o el comienzo de una nueva”. Microsoft rompería con la tradición, es decir, con el éxito pasado, para probar un nuevo modelo de negocio: hardware propio, además de la Xbox.

De eso es de lo que va realmente, según piensa Dan Farber un par de blogs más allá. Con la Xbox, Microsoft ha dejado ya claro desde hace más de una década que en Redmond se sabe muy bien cómo funciona el principio de Apple de la “integración vertical”: hacerlo todo ellos mismos. Es emocionante cómo continuará esto con los humillados fabricantes de hardware. ¿Les invitará Microsoft a la producción de su tableta? Y en caso de que lo hiciera, ¿bajo qué condiciones?

También para John Phillips, de Wired, es el aparato un “avance temerario”. Pero él cita al analista de Gartner Michael Gartenberg, quien cree que “Microsoft quiere ser Apple. Pero la única empresa que ha tenido tanto éxito como Apple es la propia Apple”. A ello también habría que añadir que Microsoft ha estado trajinando dos años con su tableta, mientras lo cual han salido al mercado tres versiones del iPad.

Gartenberg también ha mostrado en Twitter fuertes críticas y coleccionado análisis tuiteros, a menudo bajo la pregunta de si el aparato será más bien un Zune, un Kin o una Xbox. El comentario más interesante viene de parte de Charlie Kindel, quien ve en el anuncio de Microsoft de vender el terminal solamente mediante las tiendas de Microsoft “otra muestra de por qué Microsoft va medio en serio con el aparato”. Especialmente el jefe de Microsoft, Steve Ballmer clara en la entrevista con The Verge que con la tableta quiere provocar la venta de Windows 8.

Por último, algunos comentaristas piensan que Microsoft quizá debería ofrecer algo que pudiera detener justamente a aquellos fabricantes de hardware de cambiar hacia sistemas operativos alternativos para las tabletas. Surface sería solamente un símbolo: “Mira lo que puede hacer Windows 8/RT si quiere”, piensa Matt Burns, de Techcrunch. Hasta ahora, Microsoft habría conseguido, sin la venta de hardware, tener tanto éxito como ninguna otra con el software.

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir