Mobile

Por qué el nuevo Galaxy S8 es el smartphone más importante de la historia para Samsung

Por qué el nuevo Galaxy S8 es el smartphone más importante de la historia para SamsungSamsung presenta hoy en sociedad el que aspira a convertirse en su nuevo buque insignia (y “superventas”): el Galaxy S8. Y la presión sobre la empresa surcoreana es grande, muy grande. Tras la debacle que protagonizó hace unos meses por culpa del “incendiario” Galaxy Note 7, Samsung no puede permitirse el lujo de cometer otro error. De lo contrario, su reputación podría quedar magullada para siempre.

Que para la marca asiática el nuevo Galaxy S8 no es un smartphone cualquiera lo revela su fecha de presentación. A diferencia de sus predecesores, presentados habitualmente en el Mobile World Congress de Barcelona, el nuevo Galaxy S8 saldrá del horno en un evento (relativamente pequeño comparado con la feria de la Ciudad Condal) que se celebrará simultáneamente en Nueva York y en Londres.

En la puesta de largo del Galaxy S8 no habrá, como en ocasiones anteriores, centenares de miles de “nerds” relamiéndose de puro gusto ante las extraordinarias novedades agazapadas en las entrañas del dispositivo y vitoreando como si fueran auténticos “rockstars” a los “jefazos” de Samsung.

Todo apunta a que el debut oficial del nuevo Galaxy S8 será mucho más “modesto” que el de sus “hermanos”. Pero hay una razón para tanto comedimiento. Samsung sufrió el año pasado en sus propias carnes la peor crisis de su historia. Las baterías de su Galaxy Note 7 resultaron ser altamente inflamables y la compañía surcoreana se vio obligada a retirar del mercado este dispositivo. Y a la retirada del mercado del phablet de la discordia siguieron además varias demandas de consumidores contra Samsung procedentes de Estados Unidos y de Corea del Sur, entre otros países.

Para demostrar que la catástrofe provocada por el Galaxy Note 7 ha pasado definitiva (y felizmente) a la historia, Samsung es consciente de que debe presentar hoy el mejor smartphone de su aún breve historia como fabricante de teléfonos inteligentes, explica Giuseppe Rondinella en un artículo para Horizont.

En el segmento premium Apple está cada vez más fuerte y Samsung no puede permitir que la empresa de la manzana siga comiéndole terreno. En el último trimestre de 2016 Apple vendió 77 millones de iPhones y consiguió destronar a Samsung, que comercializó durante el mismo periodo “sólo” 71,5 millones de smartphones, según datos manejados por la empresa de investigación de mercados Gartner.

Pero más allá de Apple, Samsung no puede tampoco perder de vista a Huawei. La marca china es actualmente número tres en el mercado de los smartphones, pero en un plazo de apenas cinco años aspira a conquistar el trono de los teléfonos inteligentes. Y su creciente poderío da fe de que su ambición no es ni mucho menos misión imposible (sobre todo si Samsung tiene otro “resbalón”).

Samsung está obligado no sólo a llenar hasta los topes sus arcas (como lo hacía hace no mucho) sino también a sanear su propia reputación, que quedó inevitablemente “chamuscada” tras la crisis del Galaxy Note 7. En el último ranking de las 100 empresas más respetadas del mundo confeccionado por la empresa de investigación de mercado The Harris Poll Samsung se desplomó del 7º puesto a la 49ª posición.

Si el nuevo Galaxy S8 consigue o no restañar la imagen (inevitablemente lacerada) de Samsung, lo sabremos en el transcurso de las próximas semanas. Pero lo cierto es que el nuevo buque insignia de la marca surcoreana, que integrará un asistente de voz bautizado con el nombre de Bixby, pinta extraordinariamente bien. No le otra si quiere plantar cara con garantías al bestseller “made by Apple” que se avecina de cara al otoño: el nuevo y cacareadísimo iPhone 8.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir