líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Salt, el Tinder para cristianos que permite ligar sin tomar el nombre de Dios en vano

Mobile marketingImagen de la app de citas para cristianos Salt

Así es Salt, el clon de Tinder para cristianos

Salt, el Tinder para cristianos que permite ligar sin tomar el nombre de Dios en vano

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Salt es un clon de Tinder especialmente orientado a las personas de religión cristiana que no se toman el nombre de Dios en vano a la hora de ligar.

Aunque Tinder es la app de citas por antonomasia, a la celebérrima aplicación le salen clones por doquier muchos de los cuales están enfocados a nichos muy concretos que no terminan de encontrar su sitio en la plataforma estadounidense de «dating».

Un nicho que no termina de sentirse cómodo en Tinder es el de los cristianos, que a la hora de buscar pareja se decantan por aquellas personas dispuestas a compartir su amor por Dios y a respetar escrupulosamente los preceptos de la fe que profesan.

Por esta razón, y para satisfacer adecuadamente las necesidades de los cristianos, ha salido del cascarón Salt, un clon de Tinder especialmente orientado a las personas de religión cristiana que no se toman el nombre de Dios en vano a la hora de ligar.

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

Presente tanto en iOS como en Android, Salt ha rebasado ya la barrera de los 10.000 usuarios registrados. Para darse de alta en esta app el usuario puede utilizar una dirección de correo electrónico o bien a conectarse a través de su perfil en Facebook o en Google.

En Salt el usuario debe cumplimentar un cuestionario con el foco puesto en la fe

Al ingresar por primera vez Salt el usuario debe completar su perfil con fotos e información de carácter personal (estado civil, rasgos físicos, hábitos y preferencias). Además, debe tomarse la molestia de responder a un sencillo cuestionario sobre la fe y la relación con Dios para así encontrar parejas lo más afines posible.

En Salt se produce «match» cuando el perfil del usuario es agasajado con una valoración positiva en forma de «like» por parte de otra persona. A diferencia de Tinder, donde prima la cercanía geográfica entre usuarios a la hora de buscar ligues, Salt permite los «matches» entre usuarios que están a distancias superiores a los 500 kilómetros.

Los usuarios de Salt pueden evaluar la química con sus potenciales ligues a través de conversaciones vía chat y si surge la chispa, llegaría el momento de conocerse en persona (y quizás, si todo va bien, pasar por la vicaría).

Salt cuenta, por otra parte, con una versión premium en la que el usuario abona una cantidad específica en función del tiempo que tiene previsto pasar en la app: 8 euros a la semana, 18 euros al mes y 35,99 euros cada trimestre.

Quienes se rasquen el bolsillo en la versión premium de Salt tendrán acceso al listado completo de usuarios que le han dedicado un «like» a su perfil o que en su defecto lo han descartado. Los suscriptores tendrán asimismo la posibilidad de que su perfil aparezca destacado y de contemplar a diario perfiles de usuarios nuevos.

Temas

Tinder

 

IKEA nos lleva fuera de su tienda en su live shopping por primera vezAnteriorSigueintePor qué la cicatería de los marketeros invirtiendo en medios pega mordiscos al ROI

Contenido patrocinado