Mobile

Samsung ruega encarecidamente a sus clientes que apaguen el Galaxy Note 7 y lo devuelvan

galaxyEl nuevo Galaxy Note 7 se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para Samsung. La compañía surcoreana ha advertido a sus clientes que no utilicen el dispositivo de marras, cuya batería defectuosa corre el peligro de arder.

"Solicitamos a los usuarios que apaguen el Galaxy Note 7 y lo devuelvan cuanto antes", recalca Koh Dong Jin, responsable de la división de smartphones de Samsung.

El gigante asiático está haciendo todo lo posible para solventar el problema de las baterías “explosivas” del nuevo Galaxy Note 7, destinado a convertirse en principio en un auténtico “bestseller”.

Las autoridades de consumo de Estados Unidos CPSC estarían trabajando actualmente codo con codo con Samsung para llevar poner en marcha un programa de retirada del dispositivo al otro lado del charco.

Por el momento el Galaxy Note 7 no debe utilizarse en ningún caso. La Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos ha advertido a los estadounidenses que apaguen el nuevo phablet de Samsung cuando viajen en avión y les ha recomendado asimismo que no dejen el dispositivo dentro del equipaje.

“Los costes derivados de la retirada del teléfono pueden llegar a ser astronómicos”, apunta el experto en responsabilidad civil Jahan Rasty. “Samsung debe indemnizar a sus clientes, solventar el problema y lanzar un nuevo dispositivo libre de fallos”, explica el analista.

Según los expertos, a Samsung el nuevo y defectuoso Galaxy Note 7 podría costarle la friolera de 5.000 millones de dólares.

A los clientes estadounidenses la compañía surcoreana les ofrece ya la posibilidad de cambiar el “explosivo” Galaxy Note 7 por otro dispositivo de la misma marca o bien de recibir un cheque de 25 dólares en concepto de indemnización.

Los problemas en la batería del Galaxy Note 7 fueron reconocidos de manera oficial por Samsung apenas dos semanas después de la salida a la venta del teléfono.

Además de los dispositivos vendidos en Estados Unidos, estarían afectados también los phablets comercializados en Corea del Sur, donde se ha detectado hasta el momento el mayor número de baterías “explosivas”.

Cuando Samsung dio la voz de la alarma sobre el riesgo de incendio de su nueva y rutilante criatura, se habían vendido ya en todo el mundo 2,5 millones de unidades del Galaxy Note 7.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir