Mobile

Sean Rad, CEO de Tinder, un casanova "adicto" a su propia app

Sean Rad 300Desde su lanzamiento en el año 2012 ha revolucionado el mercado tecnológico y también el campo de las relaciones sociales. Con un valor en bolsa de 3.000 millones de dólares acapara el tiempo de 80 millones de usuarios a nivel mundial que buscan relaciones esporádicas. Se trata de la aplicación Tinder, y entre los adeptos se encuentra su propio CEO, Sean Rad.

Así lo ha confirmado en una entrevista concedida a Evening Standard en la que, no solo habló de la compañía y su trabajo en ella sino también de su vida personal y cómo utiliza su propia aplicación para conocer mujeres.

De esta manera, Rad se define como un "adicto" a Tinder y añade que "cada semana me enamoro de una chica nueva, pero estoy centrado, es un tiempo crítico para la compañía así que, desafortunadamente, no tengo tiempo para algo serio".

Aunque con estas palabras pueda parecer un casanova, lejos está de serlo con cuatro relaciones estables a sus espaldas entre las que destaca la que tuvo con Alexa Dell, perteneciente a la familia propietaria de la marca de informática y a la que, casualmente, conoció a través de Tinder.

Reconoce además, no sin previo permiso de la vicepresidenta de comunicación de la compañía, que perdió la virginidad a los 17 años y desde entonces se ha acostado con 20 mujeres. Para desterrar la fama de mujeriego que pueda transmitir el CEO explica que, a pesar de que una famosa supermodelo ha estado rogándole que se acueste con ella, él prefiere el intelecto femenino.

Debido a esta preferencia de Rad, asegura que están trabajando para lanzar una herramienta para Tinder que ayude a los usuarios a identificar a aquellas personas más parecidas intelectualmente hablando.

También ha tratado de defender su servicio, que muchos, sobre todo la prensa, han definido como una incitación al adulterio pues, un 0,4% de los usuarios están casados, o de contribuir al aumento de enfermedades de transmisión sexual así como alentar el fenómeno de los usuarios de fotografiar sus penes.

"Muchos periodistas no buscan la verdad sino la fama y no se puede negar que Tinder es lo que todo el mundo quiere", explica Rad. Para él la realidad es bien distinta y asegura que Tinder es "fantástico, hemos resuelto el mayor problema de la humanidad, estamos en este mundo para conocer gente".

Ante las recientes acusaciones que aparecieron en Vanity Fair en las que se señalaba a Tinder como el culpable del "ocaso de las citas" en beneficio del sexo casual, Rad desmiente esas afirmaciones y dice que su "investigación muestra que el 80% de los usuarios buscan relaciones serias a largo plazo" y si no fuera así "¿quién soy yo para juzgar?".

El nacimiento de Tinder quizá se deba en parte a la infancia y adolescencia de Rad en el seno de una familia iraní y judía que se trasladó a Bel Air durante los años 70. Ya por entonces, los negocios de su familia en la electrónica despertaron su curiosidad por este mundo y según explica se pasaba el día "desmontando y montando cosas". Además, el acné que padeció le supuso un obstáculo a la hora de "conectar con la gente".

Como CEO de una compañía como Tinder asegura que necesita "empatizar con la gente. Creo que todo el mundo puede ser fascinante una vez hayas atravesado todas las capas. Me gusta preguntar y aprender de la gente".

A pesar de ser uno de los líderes en el campo tecnológico actual más influyentes y millonarios, pues posee el 10% de la empresa, sigue siendo el mismo chico "dulce y travieso" que habla con su madre todos los días y que defiende su proyecto como una ayuda a la transparencia, la igualdad y la conexión entre las personas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir