Mobile

WhatsApp, otra vez gratuito pero, ¿podrían salirle "caras" sus nuevas intenciones?

whatsapp-appWhatsApp, una de las aplicaciones de mensajería instantánea más populares de los últimos tiempos, ha anunciado que dejará de cobrar a los usuarios por su uso. Fue en marzo de 2013 cuando la compañía estableció una tasa de suscripción de 0.89 céntimos (un dólar) envuelto en una gran polémica. Dos años después de la toma de esta decisión, parece que el enfoque no ha funcionado todo lo bien que se esperaba.

¿Qué va a suceder ahora con los usuarios que ya han realizado sus pagos? Al parecer, sólo un 3% de los usuarios de WhatsApp habrían pagado por la utilización del mismo en alguna ocasión tal y como señala Enrique Dans, profesor de Sistemas de Información en el IE Business School, a través de su blog.

El establecimiento de esta tasa se producía en un escenario en el que el adjetivo que mejor definía a WhatsApp era la desesperación. Angustia por conseguir un comprador lo que reflejaba una imagen de querer demostrar que era capaz de generar ingresos (y mostrarse atractiva) más que de obtenerlos.

La ciudad de Múnich (Alemania) con la celebración del DLD 2016, ha sido el escenario escogido por Jan Koum para anunciar la eliminación de este pago dejando claras sus intenciones de competir en el mercado corporativo. Una decisión que se encuentra marcada por las escasas posibilidades con las que cuenta Facebook de sacar algún rendimiento económico a esta app que es utilizada de forma activa por 1.000 millones de usuarios y cuyo lema (más bien promesa) es que siempre sería únicamente un servicio de mensajería (nada de publicidad).

“La idea de atacar el mercado corporativo no es en absoluto original: en la práctica, muchas compañías hoy en día son tan irresponsables e inconscientes como para estar ya utilizando WhatsApp de manera informal en su comunicación corporativa, a pesar de que los estándares de seguridad y cifrado de la aplicación son un auténtico desastre y la privacidad que ofrece es similar a la que da discutir asuntos corporativos a gritos en medio de la calle”, explica Enrique Dans a través de su blog.

WhatsApp parece que no ha analizado del todo el mercado en el que quiere comenzar a buscar su hueco si tenemos en cuenta que ya se encuentra copado por una gran variedad de ofertas de todo tipo en lo que a comunicación interna corporativa se refiere. Yammer, Slack Cotap o Zula son solo algunos de los nombres que aparecen en la larga lista con la que WhatsApp quiere competir a partir de ahora.

Eso solo por el lado de la comunicación interna dentro de las empresas pero no lo tiene más fácil si hablamos de la comunicación con los clientes. “Muchas relaciones con clientes tienen lugar ya en canales como páginas de Facebook, cuentas de Twitter o, informalmente, en la propia WhatsApp, sin que cambie dinero de manos por ello, y sin que las compañías tengan la impresión de estar proporcionando a un tercero información sensible – y potencialmente reutilizable – sobre los hábitos de sus clientes”, apunta Dans.

No podemos olvidar el recorrido de WhatsApp en materia de seguridad. Cualquier empresa que adopte una actitud responsable debe tener en cuenta su historial además de recordar que estamos hablando de una app que pertenece a Facebook, red social considerada por muchas compañías como una amenaza para la productividad así como un peligro a la hora de confiar a la misma información corporativa según se desprende de las palabras de Dans.

La opinión de este experto está bastante clara: “Puedo equivocarme, pero me extrañaría enormemente que WhatsApp consiguiese ganar un dinero significativo en un mercado corporativo en el que las decisiones de adopción se toman con un mínimo de criterio”.

Como ya hemos visto no parece muy recomendable que las empresas recurran a WhatsApp como herramienta de comunicación interna o que apuesten por la misma (con la adición de algunos servicios y analíticas) para lanzar mensajes corporativos de forma masiva a la audiencia. Muchos negocios utilizan de forma informal WhatsApp y todo apunta a que esto seguirá sucediendo mientras la app mantenga su hegemonía.

No olvidemos que la popularidad de WhatsApp reside en parte en el mantenimiento de su promesa de no lanzar publicidad a los usuarios. ¿Cómo verían que de repente las empresas comenzasen a enviarles ofertas comerciales? Puede que estemos entrando en un terreno bastante farragoso donde el futuro podría ser bastante incierto.

“Para mí, simplemente un anuncio que trata de buscar razones que expliquen por qué Facebook se gastó nada menos que 23,000 millones de dólares en una adquisición cuando la inmensa mayoría de los usuarios que adquiría ya lo eran de Facebook, y las posibilidades de obtener ingresos eran prácticamente nulas”, expone sin tapujos Enrique Dans.

Recordemos que hablamos de una adquisición por un precio bastante elevado. Un caso muy diferente a la compra de Instagram por 1.000 millones de dólares donde la clave residía en que la app de fotografía no contaba con un modelo de negocio y Facebook supo darle el adecuado.

“El caso de WhatsApp es completamente diferente: dos años después de la adquisición, la mayoría seguimos cuestionándola, y el anuncio de hoy que afirme pretender utilizarla como herramienta de comunicación entre empresas y usuarios parece más una forma de intentar a la desesperada buscar alguna manera de extraer dinero que un propósito real y sostenible”, concluye Enrique Dans.

Te recomendamos

Enamorando

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir