Social Media Marketing

¿Es egocéntrica la Web 2.0?

¿Es egocéntrica la Web 2.0?Actualmente asistimos a un auténtico boom de las redes sociales y cuando se habla de ellas, muchos aseguran sin pestañear que su influencia es enorme. Sin embargo, la realidad es que la Web 2.0 se ocupa fundamental y principalmente de sí misma. Y aunque sus usuarios crecen en número a la velocidad del rayo, parece que los social media no han alcanzado todavía la categoría de mainstream.

Ha habido acontecimientos de actualidad como las protestas en Irán o el accidente aéreo en Hudson River que tuvo lugar en Estados Unidos el pasado año en los que redes sociales como Twitter han sido absolutas protagonistas. Abrumados y sorprendidos por el poder de estas nuevas plataformas, muchos no han dudado en proclamar la enorme influencia social de la Web 2.0 como un hecho incontestable. Pero lo cierto es que a la nueva web participativa le gusta mirarse el ombligo y no le importa tanto como parece lo que ocurre de puertas para afuera.

El blog estadounidense SmartDataCollectiv ha publicado recientemente un estudio para el cual se han analizado 3.000 comentarios publicados en redes sociales. ¿La conclusión? Que en tales comentarios predominaban las siguientes palabras clave: “social”, “media”, “Twitter”, y “Facebook”. Es decir, que la Web 2.0 es esencialmente egocéntrica y habla fundamentalmente de sí misma.

También tienen mucho peso en los social media las palabras “increase” y “socialize”. Y es que la comunidad 2.0 está muy interesada en las fórmulas para aumentar su valor personal en las redes sociales, según el informe de SmartDataCollectiv.

Las redes sociales demuestran además ser extremadamente narcisistas. Así, Facebook cuenta en su propia red social con casi 20 millones de fans. Sólo el difunto Michael Jackson y el juego Texas Hold’em Poker tienen más seguidores. Algo menos ególatra parece ser, en cambio, Twitter. De acuerdo con datos de Twitaholic.com, hay actualmente diez cuentas con más seguidores que el propio Twitter.

No obstante, no por su manifiesto egocentrismo, merecen las redes sociales ser condenadas la hoguera. En la Web 2.0 se habla de Facebook y Twitter, del mismo modo que en un taller mecánico se habla de coches o en una excavación arqueológica de dinosaurios, explica Andreas Griess en Spiegel. Es decir, es normal que cada grupo hable más sobre aquello que más conoce. Y si los usuarios de la nueva web participativa son expertos en Facebook y compañía, es lógico que hablen fundamentalmente de estos temas. También abordan, por supuesto, otras cuestiones, pero su influencia no es por ahora lo suficientemente amplia para remover los cimientos de la sociedad, tal y como algunos creen.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir