Social Media Marketing

¿Quién tiene que encargarse de los tweets de una empresa?

¿Quién tiene que encargarse de los tweets de una empresa?En los pequeños negocios, e incluso en las empresas más grandes, muchas veces surge la duda de quién debe ser el que se encargue de los social media. Quién debe estar al mando de lo que se publique en Facebook o Twitter o de actualizar los blogs. Se trata de una cuestión complicada porque no existe una respuesta que encaje en todos los casos o que funcione siempre y, por ello, Richard Kent, en Catalogue e-business ha analizado las distintas opciones que pueden servir de ayuda a la hora de tomar esta decisión.

El CEO: un estudio de Weber Shandwick publicado el año pasado reveló que el 64% de los directores ejecutivos no participan a través de los canales sociales, algo que probablemente se deba a que la mayoría tiene entre 40 y 65 años y no son muy aficionados a este tipo de plataformas. Pero no hay que dejar que esto te abrume. Si eres un CEO que no participa en Facebook o en Twitter por sí mismo, no significa que puedas pasar de esto por completo.

Aunque algunos podrán echarte una mano para gestionar estos canales, tienes que aportar algo también. Empieza con un blog en el que te muestres no sólo como un proveedor de productos, sino como una figura a la que recurrir dentro de tu negocio. No tengas miedo de mostrar tu lado humano, ya que es lo que la gente está pidiendo. Además, los empleados quieren saber también más de lo que se dice desde la dirección y un blog interno puede ser una forma genial de comunicarte con tus equipos y demostrarles que eres sociable.

El ejecutivo junior: es cierto que muchas veces se cargan este tipo de tareas a los más jóvenes en la empresa. También es cierto que es muy probable que conozca muy bien las herramientas que tiene a su alcance y que pase mucho tiempo en estas redes, por lo que lo sabe todo sobre las aplicaciones y las capacidades de los social media. Pero ten cuidado, porque poner estas tareas en sus manos significa darle un poder enorme y convertirle, en cierto modo, en la persona más importante de tu empresa. Pídele ayuda, porque probablemente sepa más que tú, pero no le dejes toda la responsabilidad.

Agencias: esta elección dependerá de las circunstancias concretas de tu negocio, tus objetivos y tu mercado. En muchas ocasiones, derivar el trabajo de los social media a un tercero puede ser muy de gran utilidad, sobretodo para gestionar campañas y promociones en los distintos canales. Pero para aquellos negocios más complejos o técnicos, los contenidos no pueden venir de otro sitio que no sea la propia empresa.

Todos: se trata de un punto de vista bastante libertario. Por un lado, animar a los empleados a que publiquen sus opiniones sobre determinadas cuestiones puede ser muy positivo para ti, para tu equipo y para tus clientes. Aunque tienes que establecer unas normas básicas, como indicar a tus empleados que no escriban sobre aquello que no conocen, respetar la privacidad de los clientes y admitir los errores.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir