Social Media Marketing

12 ejemplos de cómo perder un trabajo con tan solo un tuit

perder un trabajoLas redes sociales han cambiado la forma en la que nos comunicamos. La libertad de expresión es una de las máximas en plataformas como Twitter. Cierto es que podemos decir lo que queremos en la red social del pajarito pero, debe tener en cuenta que, dependiendo del contexto, puede que resulte contraproducente.

La inmediatez con la que estas plataformas hacen llegar a nuestros seguidores los contenidos y mensajes, hace que sea muy complicado subsanar un error. Por esto, hay que tener especial cuidado con lo que publicamos. Especialmente si se trata de una empresa ya que este tipo de fallos, podrían llegar a hacerle perder un trabajo.

Eche un vistazo a este recopilatorio elaborado por Business Insider en el que se recogen 13 fallos en Twitter que han llegado a costarles el trabajo a sus autores.

1. Alusión a la violencia

Chad Shanks, responsable de comunicaciones de los Rockets de Houston se mostró demasiado efusivo cuando el equipo estaba a punto de ganar a los Mavericks de Dallas. A través de la cuenta de Twitter del equipo, publicó un tuit que muchos tacharon de hacer apología de la violencia. Los Rockets pidieron disculpas asegurando que el tuit era de “muy mal gusto” y fue despedido.

2. La persona más odiada

Justine Sacco era un consultor de relaciones públicas que, antes de su tropiezo, sólo contaba con 170 seguidores. Preparando un viaje a Sudáfrica, tuiteó lo siguiente: “Voy a África. Espero no pillar el SIDA. Es broma. Soy blanco”.

El escritor Sam Biddle retuiteó la publicación a sus 15.000 seguidores y la indignación corrió como la pólvora en la red social llegando a crearse el hashtag #HasJustineLandedYet. Justin fue despedido de su puesto como gestor de comunicación en el IAC.

3. Cuidado con la cuenta que utiliza

Scott Bartosiewick era el responsable de estrategia de medios de comunicación social de la cuenta de Chrysler. Un día, mientras estaba atrapado en un atasco, tuiteó lo siguiente: “Me parece irónico que Detroit sea conocida como la #motorcity y sin embrago nadie sabe cómo (seguido de un insulto)”.

Lo que no sabía es que estaba tuiteando desde la cuenta oficial de Chrysler por lo que no tardó en ser despedido.

4. Nunca bromeé con una catástrofe

El cómico Gilbert Gottfried tuiteó algunas bromas de mal gusto después del tsunami que asoló Japón en 2011. Por comentarios como “Japón está muy avanzado. Ellos no van a la playa. La playa viene a ellos”, fue despedido como imagen de Aflac.

5. Documéntese antes de tuitear

Octavia Nasr, editora senior de la CNN, se equivocó de nombre en un tuit que pretendía ser un elogio y acabó alabando al líder espiritual de Hezbolá. Mohammed Hussein, responsable de la muerte de 260 estadounidenses. Su credibilidad se vio comprometida y acabó perdiendo su trabajo.

6. No haga bromas sexuales con menores de edad

La humorista Catalina Deveny fue despedida como columnista de The Age después de hacer la broma que le mostramos a continuación de carácter sexual con un menor de edad. Esta no se retractó afirmando que “el humor es subjetivo”.

broma1

7. ¡Atención a los spoiler!

Nicole Crowther era una de las extras en la serie Glee. Esta tuiteó un mensaje en “clave” a través del que desvelaba parte de la trama de los siguientes episodios. El productor del programa no dudó en dejarla fuera de la serie.

8. Su jefe puede leerle

Un joven de Texas anunció en Twitter que pronto comenzaría a trabajar para Pizza Jet. En su tuit, criticaba a la empresa y, cuando su jefe descubrió la publicación, le puso de patitas en la calle antes de empezar ni siquiera el trabajo.

9. Si es un personaje público, cuide sus comentarios

Damian Goddard era un comentarista deportivo en la televisión de Toronto que no dudó en mostrar su opinión contraria sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo. La cadena alegó que la ideología de Goddard no se identificaba con la de la cadena.

10. Comentarios racistas

Mike Backsik es uno de los jugadores profesionales de béisbol más conocidos lo que le abrió las puertas de las radios como comentarista. Su "pasión" por el deporte le llevó a llamar “sucios” a los jugadores de un equipo mexicano lo que le costó su puesto tras las acusaciones de racismo.

11. Evite los chistes sobre política

Un trabajador de MSNBC tuiteó un chiste criticando al Partido Republicano de EEUU con la siguiente fotografía que aparece a continuación. Este pidió entonces que se iniciase un boicot contra la MSNBC. La empresa emitió un comunicado pidiendo disculpas asegurando que la persona responsable había sido despedida.

dont-make-political-jokes-in-public

12. No critique a su jefe (o al menos, no lo haga en Twitter)

Connor Riley, una chica de 22 consiguió un trabajo en Cisco y decidió bromear sobre la oferta recibida en Twitter. Un empleado de la compañía vio el tuit y le respondió que seguro que al responsable de recursos humanos le encantaría ver lo que opinaba de su nueva empresa. Para ser sinceros, la chica no fue despedida pero acabó por rechazar el trabajo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir