Social Media Marketing

Para 2018, el crecimiento podría ser mayor

2017, el gran año del influencer marketing

2017, el gran año del influencer marketingEl 2017 ha sido un gran año para los influencers. Cada vez más marcas han elegido trabajar con ellos, estableciendo cercanas y directas relaciones con sus seguidores en plataformas como YouTube, Instagram, Facebook, Twitter, Snapchat o Pinterest, entre otras. Ya en 2016, Nielsen concluyó que el influencer marketing obtiene un retorno de la inversión once veces superior que el de otras fórmulas de publicidad digital. Por ello, marcas e influencers están trabajando para conseguir mejores colaboraciones, logrando un mayor entendimiento mutuo que consiga formar equipo para cada campaña.Amazon ya ha decidido expandir su programa de influencers, mientras que Facebook mejora sus herramientas disponibles para el influencer marketing. Por supuesto, YouTube, el hogar natural de los influencers, refuerza su compromiso como punto de venta creativo.

El mayor problema que trae la popularidad es que siempre hay quien intenta aprovechar algo auténtico y orgánico y manipular el sistema. Por ello, todo aquel que quiera introducirse en el influencer marketing para 2018 debería tener en cuenta varios factores. En primer lugar, el estallido de la burbuja. Muchos marketeros han esgrimido que el influencer marketing explotará cuando los usuarios dejen de seguir a los influencers, al crecer y abandonar las redes sociales. Actualmente, no hay ninguna razón para pensar que esto ocurrirá, pero no debe olvidarse. Mucha gente, inevitablemente, dejará de seguir a su instagramer favorito cuando crezca, pero los cambios de gustos o preferencias con la edad siempre han formado parte del marketing, como recuerda TheNextWeb.com. Habrá una nueva generación de influencers y de seguidores dispuestos a adorarlos, por lo que se espera que sea más grande que nunca en el futuro cercano. Es más, los influencers también crecen, siguiendo todas sus etapas vitales junto a su audiencia.

Pero, aunque el influencer marketing no haga más que crecer, tiene sus propios problemas, pues el crecimiento y el fraude pueden ir de la mano. Mediakix demostró hasta dónde puede llegar, creando influencers falsos de la nada y consiguiendo el patrocinio de grandes marcas. Es más, la persona puede ser real, con seguidores genuinos, y a pesar de ello engañar a las marcas. La compra de seguidores, likes y comentarios existe y puede ser difícil de frenar. Un estudio reciente concluyó que el 50% de las interacciones con post con #ad o #spon en un solo día se habrían demostrado como falsas.

Por otro lado, después del furor con la publicidad programática, que ha provocado que muchas marcas vean su publicidad en sitios inadecuados y dirigida a audiencias inadecuadas, hay cierto optimismo miope en los influencers, que no dejan de ser humanos dedicados a enlazar con sus audiencias. Por ello, es importante entender, para la seguridad de la marca, qué influencers son beneficiosos y cuáles hacen más daño que beneficio, si no se quiere caer en el mismo error que con la programática.

La cuestión clave es que, cuando se trabaja con influencers, se trabaja con personas. La gente hace cosas extrañas, en ocasiones, lo cual puede ser un riesgo para las marcas, como siempre ha ocurrido con las celebrities. Por ejemplo, Disney rompió sus relaciones con el mayor YouTube del planeta, PewDiePie, después de que éste subiera vídeos con contenido considerado anti-semita y, posteriormente, en un vídeo en directo, utilizara lenguaje racista. Incluso los más grandes influencers pueden perjudicar a una marca.

En conclusión, el ROI del influencer marketing es excelente y los influencers saben cómo presentar a las marcas de la mejor forma posible a su público. Sin embargo, a medida que este tipo de marketing se convierta en imprescindible, los marketeros tendrá que saber prevenir el fraude y garantizar que están trabajando con personas responsables y confiables.

 

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir