Social Media Marketing

Por qué la desaparición de los likes es positiva

4 razones por las que el "apagón" de los likes es en realidad una buenísima noticia

Que Instagram y Facebook hayan decidido comenzar a ocultar los likes en las publicaciones de los usuarios ha puesto a algunos a temblar. Sin embargo, esta iniciativa es en realidad una muy buena noticia.

likesHace unos años nadie lo hubiera sospechado, pero las redes sociales (Instagram y Facebook para más señas) están dispuestas a liquidar su invento más genial y más pérfido simultáneamente: los likes.

En verano Instagram comenzó a esconder en algunos países el número de likes en los posts publicados en su plataforma. Y Facebook comenzó a hacer lo propio (como parte de un test) el pasado mes de septiembre.

Los likes son una suerte de "aplausos digitales" y las redes sociales nos han acostumbrado a ellos hasta el punto de convertirnos en adictos a los "me gusta".

De la mano de los likes examinamos la popularidad de nuestros posts (y también la de los posts ajenos). Y las marcas pueden poner también números (contantes y sonantes) a los índices de engagement de sus publicaciones en las redes sociales.

En este sentido la desaparición de los likes en Instagram y Facebook parece a bote pronto una auténtica hecatombe (tanto para los usuarios como para las marcas). Sin embargo, examinada con más precisión, su muerte tiene en realidad muchísimo sentido y es una felicísima noticia. Fritz Ehlers explica por qué en un artículo publicado en Horizont:

1. Allí donde hay luz también hay sombras

En la cooperación entre marcas e influencers afloran a veces las triquiñuelas por parte de los segundos para inflar las métricas de engagement de la mano de bots, followers comprados y los denominados "Instagram Pods".

Razón de más para que las redes sociales pongan en manos de las marcas cifras más fiables a fin de medir de manera más precisa y fidedigna el engagement.

2. Quien busca autoafirmación en los likes halla en realidad infelicidad

Muchos usuarios de las redes sociales (en particular los más jóvenes) caen en la trampa de valorar sus propias vidas tomando como base el feedback que reciben en las redes sociales.

Esto degenera no solo en una adicción muy poco sana al reconocimiento digital sino también en infelicidad a raudales y en la ilusión de que es nuestro perfil en las redes sociales lo que nos define en último término como personas.

Cuanto más usuarios se vean lastrados por la infelicidad, mayor es el riesgo de que estos terminen fugándose de las redes sociales. Y si los usuarios se marchan, se reduce también el alcance puesto a disposición de los anunciantes en las plataformas 2.0.

3. La ausencia de likes da alas al contenido de calidad

Sin el cómputo de likes a la vista de todos los usuarios se ven obligados a volcar contenido de mayor calidad en las redes sociales. Cuando se quedan huérfanos de likes, a los "content creators" no les queda más remedio que alumbrar mejor contenido para dar brillo y esplendor a la experiencia de usuario (y hacerlo además a largo plazo).

4. La desaparición de los likes pone en primer plano (más aún) a las stories

Los usuarios que interactúan a diario con las stories de Instagram rebasan ya los 500 millones. Y de acuerdo con un informe de InfluencerDB, los clásicos posts recaban cada vez menor número de likes en beneficio del creciente alcance de las stories, que disponen de múltiples opciones en materia de engagement. En el futuro las marcas posarán la mirada cada vez más en las stories y no tanto en los posts tradicionales de Instagram.

Te recomendamos

Carat

FOA

A3media

Outbrain

Podcast

Compartir