Social Media Marketing

5 espeluznantes maneras en que los social media están transformando su cerebro

cerebro y redes socialesNo cabe duda de que los social media están operando cambios sociales a gran escala, pero ¿sabía que los cambios que lleva aparejados la Web 2.0 también nos afectan a nivel biológico?

Aunque nos cueste a priori creerlo, nuestro cerebro está cambiando a marchas forzadas por culpa de (o gracias a) nuestra creciente afición a los social media. ¿Lo malo? Que la transformación 2.0 de nuestro cerebro es tan fascinante como terrorífica. El canal de YouTube especializado en divulgación científica asapSCIENCE nos descubre en un vídeo las 5 aterradoras maneras en que las redes sociales están transformando nuestro cerebro:

1. Las redes sociales son tan adictivas como las drogas para nuestro cerebro
Entre el 5% y el 10% de los usuarios de los social media son físicamente incapaces de controlar el tiempo que invierten en estas plataformas. ¿Por qué? Porque las redes sociales son en realidad tan adictivas como las drogas y alteran nuestro cerebro de forma idéntica a como lo hacen estas sustancias. Las zonas cerebrales que resultan más damnificadas con nuestra “adicción” a los social media son las zonas que controlan nuestras emociones, nuestros niveles de atención y nuestras decisiones.

1

2. Nuestro se convierte en incapaz de filtrar distracciones e interferencias
Olvide el viejo mito de que los usuarios de los social media son auténticos prodigios del “multitasking”. Los usuarios de estas plataformas no son sólo “multitaskers” bastante mediocres sino que se muestran a menudo incapaces de bloquear distracciones e interferencias y les cuesta más trabajo que a otros llevar a cabo tareas de memoria.

2

3. Los social media están modificando las conexiones de nuestro sistema nervioso
¿Ha sufrido en alguna ocasión el síndrome de la vibración fantasma del móvil? El culpable es su cerebro, que espoleado por su constante exposición al nuevo universo 2.0, reacciona a determinados estímulos como si de fenómenos físicos se trataran.

3

4. Nuestro cerebro está aprendiendo a recompensarnos por comportamientos egoístas
Los social media incrementan sustancialmente los niveles de dopamina en nuestro cuerpo. ¿El problema? Que como el 80% de nuestra actividad en estas plataformas atañe a nuestro propio “yo”, nuestro cerebro está aprendiendo a recompensar que hablemos sobre nosotros mismos, convirtiéndonos en unos auténticos ególatras.

4

5. No todo es malo, al menos en lo que al amor se refiere
Las personas que se conocen primero en internet están más predispuestas a gustarse y atraerse que en las que tienen su primer encuentro fuera de la red de redes.

5

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir