Social Media Marketing

Los gazapos más habituales en el social media marketing

8 errores que están hasta en la sopa en el social media marketing

El social media marketing es un auténtico vergel de oportunidades que se echan lamentablemente a perder incurriendo en errores perfectamente evitables.

redes socialesConvenientemente exprimidos los social media agasajan a las empresas con muchísimo potencial. Aun así, todos los esfuerzos volcados en estas plataformas se van inevitablemente al garete si los responsables de marketing incurren (una y otra vez) en errores que por lo demás son perfectamente evitables.

Meteduras de pata asociadas al social media marketing hay muchísimas (casi una letanía), pero estas que desgrana a continuación Horizont son probablemente las más habituales:

1. No tener ninguna estrategia 2.0

A la hora de desarrollar una estrategia con el foco puesto en los social media, hay que fundamentar todo (absolutamente todo) lo que vamos a hacer en estas plataformas. Y para poner a punto tal estrategia no basta con determinar el número exacto de posts que vamos a publicar a diario en las redes sociales. Una buena estrategia 2.0 es mucho más compleja.

Junto a un plan concreto de acciones una estrategia efectiva de social media debe dar cobijo asimismo a objetivos claros y definidos. Y debe describir adecuadamente los tipos de contenidos que van a abrirse paso después en las redes sociales (fotografías, vídeos, retuits, hashtags, eventos, etc.) y definir con claridad cuál va a ser el comportamiento (y el tono a él asociado) de la empresa en estos canales.

2. Creer que todas las redes sociales son iguales

Muchas marcas, más de lo que pudiera parecer a priori, cometen la torpeza de diseminar los mismos contenidos en idénticos formatos en diferentes redes sociales. Sin embargo, cada plataforma 2.0 es dueña de características absolutamente únicas y en absoluto intercambiables.

Cada red social tiene fortalezas individuales, funciones únicas, herramientas de marketing diseñadas ad hoc y diferentes targets dueños de comportamientos e intereses muy concretos.

En este sentido, es ineludible que cada plataforma 2.0 sea ungida con una estrategia de marketing individualizada que sea a su vez deudora de las principales características de su público objetivo.

3. No interactuar con los “followers”

En los social media las marcas están obligadas a ser raudas y veloces respondiendo a los comentarios de sus “followers”. La celeridad y la frecuencia en la respuesta a los seguidores son directamente proporcionales al anhelado engagement de la audiencia.

En este sentido cada comentario vertido por los “followers” en las plataformas 2.0 es una oportunidad (ganada o en su defecto perdida) para lograr un mayor índice de interacción con el público y eventualmente fidelizarlo.

4. Ignorar, borrar y replicar de malos modos a los comentarios negativos

El “feedback” de carácter negativo brinda a las empresas la oportunidad de mejorar la calidad de la atención prestada a su comunidad de seguidores en las redes sociales (y apuntalar en último término su confianza).

Lo peor que pueden hacer las marcas cuando se ven confrontadas con comentarios de tipo crítico en las redes sociales es ignorarlos, eliminarlos o responderlos a la defensiva y haciendo uso de agrias palabras.

Ante un comentario negativo las marcas deben hacer lo posible para procurar solución al problema planteado por el cliente. Y aunque la respuesta inicial pueda ser de carácter público, en etapas posteriores es mejor (y en aras de una mayor eficiencia) llevar la conversación al terreno privado.

5. Publicar contenido sin regularidad alguna

Un único día sin posts y por ende también sin impresiones y sin interacciones puedan dañar notablemente las actividades en las redes sociales de una marca. Por este motivo, y para evitar eventuales calamidades, es conveniente programar posts para días concretos de la semana (en particular los sábados y los domingos).

Por lo demás lo ideal que es que las actualizaciones en las redes sociales no sean forzadas sino que obedezcan a un objetivo concreto y echen raíces en un calendario editorial previamente definido.

6. Hacer excesivo autobombo

Cuando las marcas promocionan con excesivo descaro sus productos y sus servicios en las redes sociales, el interés de sus “followers” termina erosionándose.

Hay que minimizar en la medida de lo posible el “autobombo” en las redes sociales. Lo mejor es publicar cuatro posts de carácter promocional seguidos de una publicación que sí tenga, por el contrario, naturaleza comercial.

Para que las marcas tengan al público de su parte en las redes sociales deben poner en sus manos contenidos con verdadero valor añadido.

7. No invertir en publicidad pagada

El alcance orgánico de las redes sociales es cada vez más limitado. Razón de más para compaginar ese alcance orgánico con publicidad pagada en estas plataformas a fin de dar fuelle a los “leads” y en último término también al ROI.

8. No controlar los resultados

El social media marketing es una disciplina que da cuenta a los marketeros de sus progresos en tiempo real. Y en este sentido son perfectamente posibles los cambios estratégicos para mejorar la eficacia de la campañas.

Para optimizar sus resultados en la Web 2.0 las marcas deben estar observando constantemente sus campañas e implementando tests.

Te recomendamos

CONECTADOS

atres

Outbrain

SomosQuiero

Atres

Compartir