líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Social Media MarketingLogo de Apple, compañía que ha sido demandada

La marca Apple ha sido demandada

Apple se enfrenta a una demanda por una supuesta infracción de derechos de autor

La desarrolladora de aplicaciones Katrina Parrott ha demandado a Apple por una supuesta infracción de derechos de autor.

La desarrolladora de aplicaciones Katrina Parrott ha demandado a Apple por una supuesta infracción de derechos de autor, alegando que la compañía comenzó a hacer emojis con diferentes tonos de piel años después de que ella desarrollara en 2013 iDiversicons, una app que hacía exactamente lo mismo.

La empresaria se animó a hacerlo cuando su hija se quejó de no poder representarse a sí misma mediante los emojis por no haber personajes con tonos de piel diferentes. A pesar de que Parrott no contaba con conocimientos técnicos para sacar adelante el proyecto, formó un equipo.

“No queríamos hacer solo una aplicación para afroamericanos. Queríamos representar el mundo porque todos echaban en falta algún emoji”, aseguró Katrina en una entrevista en diciembre de 2020. “Cubrimos todas las bases al hacer el tono de piel afroamericano, asiático o caucásico”, continuó diciendo.

La creación de esta aplicación llevó seis meses, transcurridos los cuales se lanzó como para iPhone y permitía a los usuarios copiar y pegar emojis en sus mensajes con cinco tonos de piel distintos. Parrott aseguró a The Washington Post que habían visto la oportunidad de impulsar la iniciativa y comenzó a invertir sus ahorros en el crecimiento de la misma.

Al final acabó perdiendo dinero cuando Apple y otras empresas de tecnología incorporaron opciones de tono de piel en sus sistemas operativos. El incidente condujo a que la antigua trabajadora de la NASA demandase a la marca de la manzana, destacando que los gigantes tecnológicos copian y echan por tierra el trabajo de los creadores de aplicaciones. “La mujer que estaba tratando de mejorar la inclusión ha sido excluida”, señaló su abogado, Todd Patterson.

Por su parte, un portavoz de Apple ha desmentido que la firma copiase el modelo de Parrott y ha afirmado que esta no tiene que recibir ningún derecho de autor. “Los derechos de autor no protegen la idea de aplicar cinco tonos de piel diferentes a los emojis porque las ideas no están protegidas por este tipo de derechos”, argumentaron.

Lo interesante de la historia está en que la aplicación estaba registrada en la Oficina del Derecho de Autor de Estados Unidos. Asimismo, Parrott asegura que en 2013 envió una propuesta a Unicode para solicitar que incorporaran opciones de emojis más diversas. La firma le brindó la oportunidad de presentar sus ideas en 2014, presentación que se produjo en 2014 ante empresas como Apple.

La empresaria habló con un ingeniero de software que por aquel entonces trabajaba en Apple y en un principio parecía que la colaboración iba a salir adelante. Sin embargo, pocos meses después, este le dijo que no iban a trabajar juntos. “Apple tiene su propio equipo de diseñadores que quieren manejar todos los aspectos del diseño de los emojis” decía el correo del susodicho.

Temas

Apple

Darwin Social Noise gana ParadoresAnteriorSigueinteLas cifras de #Conectados21 demuestran el poder de los eventos híbridos

Noticias recomendadas