Social Media Marketing

Los grandes problemas de las redes sociales

Así está afectando la manipulación y mal uso de las redes sociales a su vida

Así está afectando la manipulación y mal uso de las redes sociales a su vidaLas redes sociales y las nuevas tecnologías llegaron a nuestras vidas prometiendo una democratización en el acceso a la información y una mejora del discurso público. Estas nuevas plataformas han modificado radicalmente los mecanismos a través de los que nos comunicamos, informamos y entretenemos.

Se ha abierto ante nosotros un nuevo escenario sobre el que muchas voces ya defienden que requiere de una actualización de las legislaciones vigentes.

Y es que no son pocos los que piensan que las redes sociales deberían regirse por las mismas normas y leyes que lo hacen los medios de comunicación. Hecho que también debería aplicarse a la hora de desarrollar estrategias publicitarias en social media.

Las redes sociales nos prometieron conectarnos. Y lo cierto es que en eso no han mentido. Facebook es el mejor de los ejemplos de cómo una red social puede convertirse en una red de interconexión global.

El problema viene si preguntamos en qué ha ayudado por ejemplo esta red social a mejorar los procesos democráticos que se desarrollan en las sociedades.

La información que nos ofrece Facebook siempre va a estar basada en nuestros intereses. Su algoritmo no hace nada más que reforzar nuestros prejuicios ya que nos presenta contenidos en función de nuestros hábitos en la plataforma.

Facebook permite que las personas que tienen intereses comunes puedan crear comunidades de afinidad.

Un problema al que se ha sumado en los últimos meses la polémica sobre las noticias falsas que ha salpicado a la red social de Mark Zuckerberg. Las noticias falsas tienen dos propósitos. El primero pasa por la difusión de propaganda mientras que el segundo es la especulación.

Un escenario en el que muchos no han visto con buenos ojos que el gigante social pague a creadores de contenido e influencers. Una cuestión que los reguladores en materia publicitaria han comenzado a abordar tímidamente.

Con esta fotografía de fondo podemos afirmar que las redes sociales han democratizado el acceso a la información. Pero a una información que continúa siendo sesgada. Actualmente el discurso público está notablemente influenciado por la publicidad y los bots.

Y el escándalo de la compra de publicidad en Facebook por parte del Gobierno ruso para interferir en las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos son sólo uno de los últimos ejemplos.

Un reciente informe publicado por The New York Times en relación a este tema ha revelado que los anuncios comprados por Rusia llegaron a más de 126 millones de votantes.

En este sentido Twitter ha descubierto 2.752 cuentas relacionadas y más de 36.000 bots que ha tuiteado más de 1,4 millones de veces con el objetivo de interferir en las elecciones de Estados Unidos.

Google ha hecho público que ha encontrado evidencias de un mal uso de sus plataformas durante las elecciones de Estados Unidos por parte de actores vinculados a la Agencia de Investigación de Internet rusa. Ha descubierto 1.108 vídeos con 43 horas de contenido en YouTube.

Pero lo más preocupante es que la injerencia en las pasadas elecciones presidenciales de Estados Unidos no es un problema aislado. Tan sólo es la punta de un iceberg cuyas dimensiones desconocemos.

Nadie pone en duda que las redes sociales nos abren todo un mundo de posibilidades. Pero también plantean todo un universo de retos y necesidad de establecer límites. Un largo camino aún por recorrer en el que no debemos perder el tiempo si no queremos que se extiendan las malas prácticas.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir