Social Media Marketing

Así es como las redes sociales nos ayudan a ver el lado bueno de las cosas

facebook me gusta like redes socialesEn los últimos años han salido a la luz varios estudios que aseguran que Facebook provoca depresión e infelicidad. ¿El motivo? Pues que mirar fotos de otras personas de vacaciones, besando sus parejas o bailando en el centro de la pista puede hacernos sentir menos satisfechos con nuestras propias vidas, y por tanto, sentir envidia. 

Aunque de la envidia a la depresión hay un trecho, lo cierto es que es algo que podría suceder. La mayoría de la gente entiende que cada vida tiene sus lados buenos y sus lados malos, pero la gente no suele publicar los momentos miserables en Facebook o en Instagram.

Según los psicólogos, somos mucho más propensos a centrarnos en lo negativo que en lo positivo. Si en un mismo día nos suceden cinco cosas buenas y una mala, será en esto último en lo que pensemos a las 3 de la mañana. Pero con las redes sociales se replantean las situaciones, y si quiere publicar algo alegre, se las arregla para encontrar lo positivo. Si ha estado lloviendo todos los días durante sus vacaciones, se toma un selfie con una copa de vino y un buen libro y publica algo como: “Agradecida por la paz y la relajación”.

El uso de las redes sociales para realizar un seguimiento de otras personas (lo que los investigadores llaman “vigilancia”) no va a hacerle más feliz, pero publicar sus propias fotos y actualizaciones, le llevará a la gratitud. Buscar lo positivo cambia tu perspectiva.

Los estudios de la última década sugieren que la gratitud mejora la salud, disminuye la presión arterial, e incluso ayuda a dormir, mientras que algunos psiquiatras dicen que en ciertos casos es el mejor remedio como tratamiento para pacientes muy deprimidos. Además, los psicólogos sugieren que la gratitud y el centrarse en lo bueno mejora su estado de ánimo. Por lo general, las malas noticias se propagan más rápido que las buenas, pero en las redes sociales, ocurre todo lo contrario. Así que las redes sociales pueden ser el mejor registro diario de gratitud pública.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, abraza el lado bueno de las redes sociales (al fin y al cabo, la plataforma se basa en el botón “Me gusta”). A principios de esta semana anunció que Facebook estaba trabajando en una versión de un botón de “No me gusta” con el objetivo de ayudar a la gente expresar empatía, no desprecio.

Facebook actualmente cuenta con 1,49 millones de usuarios en todo el mundo, y según la compañía un 65% utiliza el sitio todos los días, por lo que podría decirse que se trata de la mayor fuente de propagación de gratitud en el mundo. El botón “Me gusta” es una manera formal de expresar gratitud. Es como decir “gracias por compartir” o “aprecio esto”.

En una sesión de preguntas y respuestas a principios de este verano, Zuckerberg habló de cómo las comunicaciones pueden ayudarnos a “construir relaciones más ricas con las personas que amamos y por las que nos preocupamos”. En otras palabras, Facebook crece por ser una experiencia positiva. Cuando un usuario sugirió un botón de “No me gusta” en la sesión de Zuckerberg, inmediatamente cientos de personas se mostraron en desacuerdo.

“No hay necesidad… ¿por qué propagar odio? Quiero un botón de ‘Me encanta'”, dijo uno de los participantes. Otro señaló lo difícil que es dar a “Me gusta” en una publicación triste y otro sugirió un botón de “Abrazo” para esos momentos difíciles.

El algoritmo de lo que aparece en su newsfeed de Facebook es la versión digital de la receta de Coca-Cola, un gran secreto corporativo. Pero hay algo que se puede deducir en la de Facebook: si le da a “Me gusta” en el post de alguien verá más de esa persona, y si mucha gente le da a “Me gusta” o comparte una publicación determinada, esta conseguirá mayor circulación.

Tanto “gustar” como ver que cosas que nos gustan es algo que nos hace sentir bien, así que basar parte del algoritmo en los  ‘me gustas” tiene sentido de negocio. Facebook ha atraído a un mil quinientas millones de personas dándoles un feedback positivo por expandir el aprecio y la gratitud hacia otros. Si me hace sentir bien, pasaré más tiempo en el sitio.

Pero ¿qué significa todo esto para una marca? Pues si tiene cuentas en las redes sociales corporativas que no estén enfocadas a la venta (ya sea un museo, un centro cultural, una ONG…) utilice estos canales para compartir gratitud. Agradezca a sus fans y amigos su apoyo, a ellos les gusta ser reconocidos. Y si recibe ayudas o subvenciones, sea lo que suficientemente inteligente como para incluir a los políticos locales en su neewsfeed de Twitter. Un agradecimiento que hace que todos se sientan mejor.

Si es agradecido, van a querer quedarse con usted. La gente responde a lo positivo, y expresar la gratitud en los medios sociales atrae a más partidarios y seguidores. Y si configura una buena base de voluntad, puede incluso conseguir logros comerciales “espontáneos”.

Monty Python sugirió que siempre buscáramos el lado bueno de la vida. Y la gran sorpresa es que las redes sociales pueden ayudarnos a ello.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir