Social Media Marketing

Bangladesh, el edén de los "likes" falsos a precio de ganga en Facebook

likeEl boom de las redes sociales ha traído consigo un negocio muy dudoso pero tremendamente rentable: el de la venta de fans y followers falsos. Pero, ¿de dónde vienen esos fans y followers "fantasmas"? De los lugares más insospechados del planeta. De Bangladesh, por ejemplo, donde una pequeña empresa liderada por tres veinteañeros puede generar hasta 100.000 "likes" falsos en Facebook de la noche a la mañana.

Simantu, Imram y Shuvo están al frente de esta minúscula compañía tan productiva. Pero, ¿cómo lo hacen? ¿Cómo se sacan de la chistera 100.000 "likes" en apenas unas horas? "Tenemos un servidor equipado con un software específico con el que hemos creado 150.000 perfiles falsos en Facebook. Podemos generar 100.000 'likes' de un página en Facebook en apenas una noche", explica Shuvo, el fundador de este pequeña compañía, en declaraciones a la televisión alemana ARD.

¿Y quiénes contratan los servicios de empresas como las de Simanut, Imram y Shuvo? Todo tipo de empresas en realidad, empresas que proceden de todos los rincones del planeta, pero sobre todo de Europa, confiesan Simantu, Imram y Shuvo.

bangladesh

La empresa de Zaman Khan, un joven residente en Dhaka (Bangladesh), recibió hace poco, por ejemplo, el encargo de generar 2.510 “likes” falsos en Facebook para una empresa cosmética suiza. La compañía contactó con la pequeña empresa de Khan a través de Google. “Tenemos una página web y la mayor de la gente nos encuentra a través de buscadores como Google. Aquí en Bangladesh ofrecemos a nuestros clientes precios muy competitivos y por eso recurren a nosotros”, dice Khan.

Khan presume de contar con una red de 50.000 de jóvenes bangladeses que se dedican a hacer clic en el botón “me gusta” para sus cerca de 100 clientes. La compañía dispone además de un pequeño programa que permite a su red de empleados trabajar para varias empresas de manera simultánea.

Que propietarios de negocios tan “dudosos” como los Simantu, Imram , Shuvo y Khan hablen con tanta franqueza de su manera de ganarse la vida es, de todos modos, bastante poco común. Y es que, aunque su actividad no puede tildarse de ilegal, sí es moralmente cuestionable, al menos desde el punto de vista occidental.

Por eso, las empresas que contratan los servicios de compañías como éstas se esconden generalmente detrás de pseudónimos y efectúan sus pagos de manera anónima.

Imram, Shuvo y Simantu cobran a sus clientes alrededor de 50 dólares por 1.000 “likes” falsos en Facebook. En Bangladesh, su país de origen, los precios de este tipo de servicios son imbatibles porque los costes salariales son también mínimos.

Las denominadas “granjas de clics” –así se llama a este tipo de empresas en Asia– no lo tienen, de todos modos, tan fácil como parece para llevar a cabo su actividad. Juegan constantemente al gato y al ratón con los gigantes online de Estados Unidos. Facebook, por ejemplo, borra con regularidad perfiles falsos en su red social.

Aun así, tanto Imran, Shuvo y Simantu como Khan son listos y utilizan todo tipo de “triquiñuelas” para lograr que sus perfiles en Facebook parezcan auténticos. “Disponemos de una excelente red en nuestro barrio y les encargamos a nuestros amigos y conocidos que creen perfiles en Facebook”, explica Imram, Shuvo y Simantu.

¿Tiene remordimientos Imram, Shuvo, Simantu y Khan por hacer lo que hacen? En absoluto. “Nosotros no somos estafadores. Los verdaderos estafadores viven en Europa”, aseguran.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir