Social Media Marketing

El influencer con más followers todavía no ha nacido

Un bebé influencer tiene más de 100.000 seguidores en Instagram antes de nacer

La cuenta de Instagram de Halston Blake Fisher, hijo y hermano de influencers, tiene ya 115.000 seguidores y un único post con más de 40.000 likes.

bebe-influencer

Ya se empieza a hablar de "kidfluencers" y, por muy disparatado que pudiese parecer el concepto, lo cierto es que no está lejos de la realidad. Hay incluso quien tiene más seguidores que usted sin haber salido del vientre materno. Es el caso de Halston Blake Fisher, cuyo nacimiento se espera para los primeros días de este mes de marzo. El nuevo miembro de la familia Fisher supera ya los 115.000 seguidores en Instagram. Y el post que anuncia su llegada tiene más de 40.000 likes.

Sin embargo, Halston Blake solamente sigue (sin tener conciencia de ello) los pasos de sus progenitores y de sus hermanas mayores. Su padre, el actor y productor Kyler Steven Fisher, tiene 370.000 seguidores en Instagram, mientras que la cuenta de su madre, la actriz Madison Bontempo, tiene 776.000 followers. Ambos tienen ya dos hijas, las gemelas Taytum y Oakley, que superan con creces a sus padres influencers: las niñas superan los 2.500.000 de seguidores. Kyler Fisher ha contado a The New York Times que los posts patrocinados del perfil de sus hijas cuestan entre 10.000 y 20.000 dólares.

Dejando a un lado las preguntas obvias con respecto a la privacidad de los niños, ¿quiénes son exactamente a los que se supone que están influyendo estos niños? El artículo del Times señala que marcas como "Walmart, Staples y Mattel están financiando lucrativos acuerdos de promoción para niños pequeños, pero obviamente otros niños pequeños no son el target demográfico aquí".

Tal vez la respuesta se pueda encontrar en dos kidfluencers, Ava y Everleigh, ambas de 6 años de edad. Según el Times, el popular canal de YouTube de las dos amigas atrae a un grupo demográfico muy específico: uno de entre 25 y 44 años de edad. Esto, a la luz del reciente escándalo de pedofilia en YouTube, plantea una serie de cuestiones éticas, no solamente las relativas a los derechos básicos de privacidad de los niños. Pero la realidad es que los niños -incluso los que aún no han nacido- están recibiendo seguidores y, por extensión, ofertas económicas de marcas. ¿Y quién va a dejar que un dilema ético se interponga en su camino?

Te recomendamos

rakuten

A3Media Radio

The trade lab

Compartir