Social Media Marketing

Cómo los errores gramaticales en las redes sociales benefician a la competencia

grammar errorsSegún un estudio reciente, los clientes valoran una correcta gramática más que ninguna otra cosa en sus interacciones con las marcas en las redes sociales.

Esto significa que hay malas noticias para Pepsi, que comete más errores gramaticales en LinkedIn que Coca-Cola. También para General Motors, que comete más errores que Ford.

La agencia londinense Disruptive Communications realizó una encuesta a 1.003 consumidores británicos el pasado julio, y les preguntó qué factor dañaba en mayor medida la percepción que tenían de una marca, en las redes sociales.

"Mala ortografía o gramática", fue la respuesta obtenida en el 42,5% de los casos, muy por delante de la segunda respuesta que obtuvo un 24,9%.

Es interesante darse cuenta de que entre los encuestados de 18 a 24 años, la cuestión más resaltada fue "No publican actualizaciones suficientes", con un 22,1%. La falta de actividad se llevó casi la misma cantidad de votos que la mala gramática, que consiguió un 20,9% en ese segmento demográfico.

El servicio de corrección Grammarly decidió echar un vistazo a las tres batallas de marcas más importantes y ver cómo la gramática en las páginas de LinkedIn se amontonaba:

- Coca-Cola tuvo 0,9 errores por cada 100 palabras, Pepsi por el contrario cometió 3,6 faltas cada 100 palabras.
- Google tuvo 1,1 errores por cada 100 palabras, Facebook cometió 4,3 errores por cada 100 palabras.
- Ford cometió 0,5 errores por cada 100 palabras, mientras que General Motors tuvo 1,3 errores por cada 100 palabras.

Grammarly no sacó grandes conclusiones del breve estudio, pero se dio cuenta de que "el cuidado que le pone una empresa a sus comunicaciones es a menudo indicativo de su atención total a los detalles".

Además, los consumidores, los inversores y los competidores pueden juzgar a una empresa en función de su escritura descuidada, según el informe.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir