Social Media Marketing

Comprar seguidores en Twitter ya es un secreto a voces

"Hay un tremendo caché asociado con tener un gran número [de seguidores en Twitter]. Cuando la gente ve que tienes tantos seguidores dicen: "oh, Dios mío, este tío es popular. Querría contratarlo", aseguró Dan Nainan, un cómico estadounidense que compró más de 200.000 seguidores de Twitter por tan sólo 424,15 dólares para hinchar su cuenta.

Pero la compra de followers es un secreto que ya no sorprende a nadie. Es común ver usuarios que presumen de tener miles de seguidores, pero muchos de ellos no los han conseguido con esfuerzo y trabajo de social networking, sino pagando por ellos en el mercado negro virtual. Y lo peor es que no son necesariamente ego-bloggers, sino que entre la gente común y las empresas, que buscan más notoriedad social, se encuentran famosos, políticos, aspirantes a famosos, participantes de reality shows y prácticamente cualquier persona que podría beneficiarse de tener una amplia lista de seguidores.

Comprar seguidores en Twitter es fácil. No hay más que escribir “comprar seguidores de Twitter” en Google para acceder a todo tipo de páginas web como USocial.net, InterTwitter.com, FanMeNow.com o BuyTwitterFollow.com en las que sólo hace falta escribir la cuenta de Twitter y dar el número de tarjeta de crédito para ver cómo el número de seguidores crece asombrosamente en sólo tres o cuatro días. Además no es caro y es posible conseguir 250.000 seguidores por 2.500 dólares o incluso 1.000 por 5 dólares desde la página de anuncios clasificados Fiverr.

El caso del candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, que salió a la luz recientemente, es uno de los más sonados. En julio, el número de seguidores de su cuenta aumentó en 100.000 en tan sólo una semana. Algo similar ocurrió con Newt Gingrich el año pasado, pero desde su departamento de campaña se negó que se hubiera pagado por su 1,3 millones de seguidores en Twitter. Por otro lado, la herramienta StatusPeople reveló recientemente que el 71% de los casi 29 millones de seguidores de Lady Gaga son cuentas inactivas o falsas igual que el 70% de los 19 millones que tiene Barack Obama.

Eso sí, tener seguidores falsos en Twitter no significa necesariamente que sean comprados. A diferencia de Facebook, los usuarios de Twitter no tienen que aprobar quién les sigue por lo que cualquiera puede seguir a cualquiera en la red de microblogging.

Los seguidores pagados en Twitter pueden dividirse en dos. Por un lado están los “segmentados”, cuentas de usuarios que se encuentran a través de un software que revela intereses similares y les sigue esperando que le devuelvan el favor. Por otro lado, están los usuarios “generados”, aquellos cuyas cuentas están inactivas o se han creado específicamente para enviar spam y a los que se conoce como “bots”.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir