Social Media Marketing

El marketing también puede aprovechar el FOMO millennial

Consejos para meterse en el bolsillo a los millennials gracias al FOMO

El FOMO es la ansiedad que se experimenta cuando se tiene miedo a estar "desactualizado". Algo que incide especialmente en los millennials y que puede ser utilizado por el marketing.

El denominado FOMO (Fear Of Missing Out) es un trastorno real. Es esa sensación que buena parte de las personas sufren cuando pasan mucho tiempo sin poder conectarse y enterarse de lo último que ha ocurrido. Este "miedo a perderse algo" se relaciona estrechamente con el auge de las redes sociales y las nuevas tecnologías.

El marketing y la psicología siempre han estado muy relacionados. De hecho, aplicar la psicología a las campañas es clave para poder medir el éxito. Y el FOMO afecta a la toma de decisiones de todo el mundo, especialmente entre los millennias. Así lo demuestra el informe de Eventbrite "FOMO drives millennials".

Según este estudio, el 69% de los millennials experimentan el FOMO. "Esto se ve incrementado por el hecho de que son nativos digitales que comparten sus experiencias en los canales de redes sociales como forma de comunicación masiva. Según cuenta en Adweek.com Jennifer Lux, líder de equipo en SmartBug Media, hay formas de utilizar este FOMO en el marketing.

Mostrar la demanda

El FOMO proviene principalmente de la presión social. Por ello, demostrar la demanda puede incrementar las ventas. Muchas páginas de hoteles, por ejemplo, muestran el número de personas que están viendo el mismo establecimiento que el consumidor, a veces incluso para esas mismas fechas. Es como un recordatorio digital de la demanda del portal que atrae considerablemente a los consumidores.

Crear sentido de exclusividad

Se puede conseguir a través de un email que anime a ser el primero en conocer algo, tarjetas de recompensa, clubes de testadores de productos, etc. Nadie que sienta el FOMO en su propia piel quiere que otros compartan experiencias antes que lo pueda hacer él mismo. El sentirse "especial" es una parte esencial de todo ello.

Cultivar la competitividad

El FOMO está muy relacionado con el miedo a no ser el mejor. Por ello, el marketing que hace hincapié en la competitividad es especialmente efectivo en la generación millennial. Por ejemplo, Under Armour suele utilizar mensajes con frases alentadoras que animan a competir con uno mismo y con los demás para mejorar cada vez más.

Crear presión social

Los millennials suelen compartir sus éxitos en las redes sociales, existiendo una presión social constante para vivir experiencias dignas de ser compartidas. Esta presión en marketing se puede crear mostrando algo que "todo el mundo está haciendo". Una buena estrategia es invitar al consumidor a unirse a un éxito colectivo.

Traerlo a la vida

Conectar estos relevantes principios psicológicos con las tácticas de marketing es esencial para utilizar el FOMO en la estrategia de marketing. Pero las estrategias son variadas. Desde pop-ups a notificaciones de aplicaciones, pasando por mostrar en el proceso de compra fechas de expiración o incentivos, las posibilidades son casi infinitas.

Para bien o para mal, el FOMO es una parte esencial de la vida de los millennials, que tienen una forma de vivir muy diferente a la de las generaciones anteriores. Por ello, conectar con esta característica puede impulsar a la marca y a sus ventas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir