líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Social Media Marketing

Cuando Twitter decepcionó a sus usuarios por querer ser una empresa y nada más

«Tarde o temprano nos decepcionaría y finalmente ese momento ha llegado». Esta es la idea que ronda por la cabeza de muchos twitteros tras conocerse el último y sorprendente anuncio de la famosa red de microblogging: Twitter eliminará los tweets que considere ofensivos en función de las leyes de cada país.

«Twitter debe tener cuidado de no ponerse en una posición en la que deje de ser útil en la rebelión contra los regímenes opresores», advierte Tim Wu, profesor de la Escuela de Derecho de Columbia y inventor del concepto de neutralidad de la red, en declaraciones a The New York Times.

Sin embargo, ¿ésta obligado realmente Twitter a ser un instrumento político? La respuesta a esta pregunta es un rotundo “no”. Twitter se creó como una plataforma de microblogging que es lo que sigue siendo hoy en día. “¿Qué haces?” es la pregunta que Twitter hacía a los usuarios cuando echó a andar en el año 2006. Seis años después, su lema es el siguiente: “Actualizaciones instantáneas de tus amigos, expertos, tus artistas favoritos y lo que está pasando alrededor del mundo”. En él, no hay de rastro de sus supuestas finalidades políticas.

Para poner en marcha una herramienta verdaderamente política, se necesita una organización diferente y la adquisición de determinados compromisos. La funcionalidad política tendría más sentido en redes de microblogging de código abierto como StatusNet e identi.ca, donde la organización es descentralizada y los usuarios tienen el control sobre sus propios datos, explica Patrick Beuth en Die Zeit.

Eso sí, en StatusNet e identi.ca, ni la tecnología es tan fácil ni la comunidad es tan grande como en Twitter. Y lo que hace tan atractivo a Twitter es precisamente su facilidad técnica y su amplia comunidad de usuarios.

En realidad, Twitter ha sido siempre una empresa y siempre lo será. Su objetivo es ganar dinero, no hacer política. Su nuevo mecanismo de censura, que tantas ampollas está levantando entre algunos internautas, facilitará su expansión a otros países, que es al fin y al cabo lo que desea toda gran empresa con planes de crecimiento, concluye Beuth.

Ver spots en TV y buscar productos en los smartphones son acciones encadenadasAnteriorSigueinteCitroën y OMD dan la nota con un concurso de crowdsourcing para músicos

Noticias recomendadas