líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Social Media Marketing

Dejemos de pensar en convertirnos en "trending topic": algunos #hashtags aburren

Allá donde vamos venmos a la gente anunciando hasthtags e intentando conseguir que sus cosas sean un trending topic enTwitter. Trailers de películas, publicidad exterior, packagings de comida en los restaurantes… A la gente de repente le ha entrado la fiebre de los #hashtag. El objetivo que persigue casi todo el mundo es el de generar marketing de «boca-oreja» con el que cientos de personas hablen de algo mediante un hashtag y lo vinculen a un producto. Los hashtags fueron creados por los usuarios de Twitter como una forma de agrupar conversaciones en un mismo espacio, pero han sido los marketeros los que se han adueñado de esto más recientemente.

El motivo por el que todos quieren convertirse en trending topic en Twitter es que esto significa que mucha gente habla de nosotros y de aquello que estamos tratando de promocionar. Pero, ¿merece la pensa todo ese esfuerzo? Si 200 personas tuitean con nuestro hashtag, ¿nos ayudaré eso por encima de los 250 millones de tweets que se publican cada día? De hecho, los hashtags molestan a mucha gente hasta el punto de que los hay que deciden filtrarlos.

Pero tamién hay formas de usarlos en las que los #hashtags funcionan bien. Algunos canales de TV están conduciendo las conversaciones sobre sus programas a esta red de microblogging  mediante los hashtags de sus programas, lo que se traduce en una buena forma de medir su audiencia en determinados momentos mediante la animación de las conversaciones online. También funcionan bien para las conferencias porque a la gente le gusta tuitear lo que está ocurriendo mediante el uso de un mismo #hashtag que haga que el evento llegue a mucha más gente que puede que un futuro quiera asistir a una conferencia similar

Ahora podemos incluso incluir el botón de nuestro propio hashtag en nuestra página web o nuestro blog. Muchas de las campañas de publicidad que se han lanzado en Twitter se promovieron mediante el uso de hashtags para medir después el impacto en todo el mundo o sólo en alguna localización específica. El gran problema es que esto funciona bien cuando sólo unas cuantas marcas recurren a este tipo de acciones pero cuando cientos de miles de anunciantes se unen a la moda de hacer ruido con los hashtags, el volumen se queda un poco alto y molesto. ¿No?

Arianna Huffington se corona "reina de los bloggers" en DLD 2012AnteriorSigueinteBranders: el nuevo escudo para las marcas españolas

Noticias recomendadas