Social Media Marketing

Surgen dudas en torno a Vero, la red social de moda

#DeleteVero: ¿Le quedan cuatro telediarios al fenómeno 2.0 del momento?

veroDesde hace algunos días hay una palabra que no se separa de los labios de quienes se desenvuelven en los entornos 2.0: Vero.

Esta red social, que aspira a hacer a morder el polvo a Instagram y otras redes sociales al uso, está de repente en boca de todos, pero lo cierto es que ni siquiera es nueva.

Vero salió del cascarón en 2015, pero no ha sido hasta hace unos días cuando ha comenzado a hacer correr ríos de bits en las red de redes.

En los últimos días algunos destacados influencers y “celebrities” (el cineasta Zack Snyder o la cantante Rita Ora, por ejemplo) se han hecho echo de Vero y desde entonces todos hablan de esta red social, que utiliza el concepto “True Social” a modo de mantra.

Cuando el usuario se descarga Vero, la aplicación se toma la molestia de rastrear los contactos almacenados en su teléfono móvil para averiguar si alguno de ello está ya conectado a esta red social.

En Vero el usuario tiene la posibilidad de dividir sus diferentes contactos en distintas categorías (amigos íntimos o meros conocidos) y puede compartir publicaciones con sólo unas cuantas personas (de manera más privada en las redes sociales convencionales).

De Instagram y compañía Vero aspira a diferenciarse sobre todo y ante todo gracias a la ausencia de publicidad. La red social de moda pretende conectar con los usuarios que en Facebook, Instagram y Twitter se sienten importunados por la constante presencia de contenidos patrocinados.

Además, Vero es una red social completamente huérfana de algoritmos que den forma (de manera potencialmente artificiosa) al “feed” del usuario. Las publicaciones que allí se abren paso se muestran siempre en orden cronológico.

Para el primer millón de usuarios Vero es un servicio completamente gratuito. Los que conviertan después en usuarios de la red social deberán pagar una suscripción de pago para beneficiarse de Vero.

Pese al “boom” absolutamente meteórico protagonizado por Vero, no han tardado tampoco en emerger las dudas en torno a la red social del momento.

Si hace unos días a muchos se les llenaba la boca asegurando que “Vero es el nuevo Instagram”, ahora no son pocos quienes han decidido colgarse del brazo del hashtag #DeleteVero para despellejar a la nueva promesa 2.0.

En Twitter este hashtag se está utilizando fundamentalmente para criticar el turbio pasado del fundador de Vero, el millonario Ayman Hariri (cuya criatura nació al parecer fruto de la frustración que le generaban otras redes sociales).

Hijo del que fuera primer ministro libanés Rafic Hariri, el fundador de Vero fue hasta el año 2017 un destacado directivo de la empresa saudí de construcción Saudi Oger.

Esta compañía, una de las más importantes de su sector en Arabia Saudí, cerró en 2017 y hace un par años copó titulares muy negativos por no pagar a sus empleados durante meses.

Vero está despertando también suspicacias por el escaso respecto que supuestamente dispensa a la privacidad del usuario. Cuando el usuario se conecta a esta plataforma 2.0 por primera vez, se le exige un número de teléfono para, entre otras cosas, comprobar si su identidad es o no real.

Por otra parte, parece que darse de baja en Vero es de todo menos fácil. En Twitter algunos usuarios se lamentan de que la cuenta se borra por completo únicamente cuando se envía una solicitud al equipo de soporte de la red social.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir