Social Media Marketing

Por qué las redes sociales no son el enemigo de la productividad en el trabajo

Desdemonizar las redes sociales en el trabajo para aumentar la productividad

Ni son una distracción, ni merman la productividad de los equipos. Las redes sociales, bien utilizadas en el ámbito laboral, pueden llegar a ser una poderosa herramienta de formación, compromiso y prescripción.

redes socialesAunque la tecnología ha facilitado el trabajo en muchos aspectos, en otros ha supuesto un quebradero de cabeza para las compañías.

Vigilar que los empleados no entren en Facebook o Instagram durante el horario laboral es una obsesión para muchas empresas.

Sin embargo, aunque la mayoría creen que estas plataformas son una distracción para sus trabajadores, lo cierto es que puede convertirse en una herramienta de motivación y aumento de la productividad de hasta el 25%, según un estudio de McKinsey.

Bien utilizadas, las redes sociales son un canal más para contribuir a la mejora del negocio y al bienestar de los equipos.

Uno de los beneficios que recoge TNW sobre estas plataformas en el trabajo es la mejora de las comunicaciones. Se calcula que un empleado tiene una media de 199 emails sin leer en su correo electrónico y, ante tal cantidad de mensajes, parece fácil que alguno pase inadvertido.

En este sentido, las redes sociales son una manera de asegurar que los mensajes importantes lleguen a destino. Además, suelen tener una interfaz con la que el usuario se siente más cómodo y en la que navega como pez en el agua, permitiendo una comunicación más eficiente y rápida.

Además, otro de sus beneficios es su poder para reconocer y valorar a los trabajadores. A través de las redes, los compañeros y la propia empresa pueden compartir sus reconocimientos hacia el trabajo bien hecho de los demás.

Esta valoración positiva libera dopamina en el cerebro, generando sentimientos de orgullo y placer, y por lo tanto satisfacción y motivación con el trabajo llevando a un aumento de la productividad.

Asimismo, cada vez es más frecuente apostar por una cultura de formación y aprendizaje dentro de las empresas. También en este ámbito las redes juegan un importante papel como herramientas interactivas que les permitan no solo ampliar sus conocimientos, sino también compartirlos con sus colegas y hacerlo de una manera divertida gracias a la gamificación.

Pero las plataformas sociales también son esenciales a la hora de reforzar la imagen de marca. No hay mejor prescriptor de una compañía que sus propios empleados y, hoy en día, a la hora de buscar trabajo, los candidatos buscan referencias internas que les ayuden a conocer la verdadera cultura de la organización.

Por ello, animar a los trabajadores a compartir en las redes su trabajo y sus logros de una manera auténtica, es la mejor apuesta publicitaria.

Te recomendamos

Outbrain

Somos quiero

A3media

T2O

Compartir