líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las redes sociales, demandadas por destrozar la salud mental de los más jóvenes

Un distrito escolar de Seattle demanda a las redes sociales por masacrar la salud mental de los estudiantes

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Un distrito escolar de Seattle ha tomado la determinación de demandar a los gigantes tecnológicos detrás de TikTok, Instagram, Facebook, YouTube y Snapchat por lastimar severamente la salud mental de los estudiantes.

Las redes sociales están a menudo en la picota por infligir gravísimos daños a la salud mental de los más jóvenes (y por no abordar adecuadamente un problema cuyo desenlace es en ocasiones fatal). Precisamente por esta razón un distrito escolar de Seattle (Estados Unidos) ha tomado la determinación de demandar a los gigantes tecnológicos detrás de TikTok, Instagram, Facebook, YouTube y Snapchat por lastimar severamente la salud mental de los estudiantes.

En la demanda se acusa a estas redes sociales causar a los más jóvenes ansiedad, depresión, desórdenes alimenticios y ciberacoso, lo cual termina en repercutiendo en último término en su rendimiento escolar.

La denuncia, de 91 páginas, considera que, dirigiendo específicamente sus productos a niños y adolescentes, las redes sociales lastiman su salud mental. Además, como consecuencia de este problema las escuelas se ven obligadas a contratar a más profesionales de la salud mental, procurar formación adicional a los maestros e incorporar el impacto de las redes sociales en sus planes de estudios.

Quienes rubrican la demanda acusan a las redes sociales de «explotar con éxito las mentes vulnerables de la gente joven» y mover a millones de estudiantes a incurrir en un uso excesivo de estas plataformas, donde el contenido que allí de difunde es a todas luces de naturaleza «nociva».

Los demandantes exigen a las redes sociales el abono de indemnizaciones por perjuicios

El distrito escolar echa en cara a las redes sociales en su denuncia que «recomiendan activamente y promueven contenidos dañinos para los más jóvenes como los directamente emparentados con la anorexia y otros desórdenes alimenticios».

Google y Snapchat se han defendido de la demanda argumentando que han implementado ya en sus respectivas plataformas sistemas de protección orientados a los más jóvenes.

«Continuaremos trabajando para hacer que nuestra plataforma sea segura y para proporcionar recursos a los ‘snapchatters’ que bregan con problemas de salud mental«, subraya Snap, la matriz de Snapchat.

Por su parte, José Castañeda, portavoz de Google, la matriz de YouTube, recuerda que la célebre plataforma de vídeo otorga a los padres la capacidad de limitar el tiempo de visionado y de bloquear determinados tipos de contenidos para evitar que lleguen a ojos de sus hijos.

La demanda enfatiza que en el periodo comprendido entre 2009 y 2019 el número de estudiantes de las escuelas públicas de Seattle que reconocieron «sentirse tristes o desesperanzados casi todos los días durante dos semanas o más» pegó un brinco del 30%.

Las escuelas demandantes solicitan a los tribunales que obliguen a los titanes 2.0 a pagar indemnizaciones y a financiar la educación preventiva y el tratamiento necesario para curar la adicción a las redes sociales.

 

Así es VALL-E, la parlanchina inteligencia artificial de Microsoft capaz de imitar tu voz en apenas tres segundosAnteriorSigueinteNetflix y HBO triunfan en los Globos de Oro: estos son los ganadores de la noche

Contenido patrocinado