Social Media Marketing

Donald Trump está, literalmente, rompiendo Twitter

Twitter tiene el dudoso honor de haberse convertido en la red social favorita del polémico Donald Trump. La plataforma de microblogging se erige como el escenario perfecto a través del que el presidente electo de los Estados Unidos dice sin reparos todo lo que piensa.

Pero puede que esta percepción cambie después del extraño suceso sobre el que hoy ponemos el foco. Imagine que Trump publica un tuit que comienza a generar un gran número de interacciones. Pasadas unas horas… parte de la conversación desaparece. ¿Qué ha pasado?

Un fallo que se produce más a menudo de lo que pensamos. Ya sea para criticar o apoyar los comentarios de Trump, lo cierto es que muchos usuarios han señalado que están siendo testigos de estos fallos.

Ante esta situación no han tardado en aparecer las acusaciones de boicot e incluso conspiración contra el nuevo presidente de los Estados Unidos. Nada más lejos de la realidad puesto que, tal y como recogen desde Mashable, estamos ante algo mucho más sencillo.

La infraestructura técnica de Twitter se está “rompiendo” bajo el poder y repercusión de los propios tuits de Trump. Tal es el impacto e interés que estos despiertan que han traído al presente un viejo fallo de la red social del pajarito.

Para entender de forma clara qué es lo que está sucediendo, tomamos las palabras de Leslie Miley, gerente de ingeniería en Twitter entre 2012 y 2015. Al parecer y según se desprende de sus palabras, cuando un tuit genera una gran cantidad respuestas hiladas, algunas de estas no aparecen como respuestas.

Estas se muestran como tuits independientes quedándose “huérfanas” del tuit original. Hecho que confunde tanto a su autor como como al resto de usuarios que puedan leerlo. Puede ver un claro ejemplo a través del siguiente tuit:

El autor de estos tuit ha llegado a señalar, junto con otro grupo de usuarios, que sus respuestas están siendo eliminadas de la conversación debido a que los partidarios de Trump les están reportando como abuso.

La razón residiría en que Twitter podría contar con este mecanismo cuando los tuits son marcados como algo negativo por un gran número de usuarios.

Un planteamiento que podría tener bastante sentido. Menos por el pequeño detalle de que Twitter ha informado a través de un portavoz que no cuenta no este tipo de sistema. Es más, si la censura anti-Trump está sucediendo de verdad en Twitter, ¿por qué afecta también a sus defensores?

La respuesta más certera y que mejor se adecúa a la realidad es que se trata de una cuestión técnica con la que Twitter lleva lidiando ya mucho tiempo. Si alguien responde de forma rápida a un tuit generando otro tanto de respuestas interesantes, algunas de estas pueden verse disociadas del tuit original.

Lo curioso es que parece que este misterioso fallo afecta más a Trump que otras celebridades. Donald Trump cuenta con más de 24,7 millones de seguidores en Twitter. Katy Perry, Lady Gaga, Justin Bieber o Barack Obama cuentan con muchos más.

La cuestión reside en que estas celebridades no generan tantas respuestas a través de sus tuits como los del presidente electo de los Estados Unidos. Por el momento, Twitter se encuentra trabajando en una solución.

Te recomendamos

Living Marketing

Mousee

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir