Social Media Marketing

El polémico experimento de Facebook no levantaría tanto revuelo si la red social remunerase por participar

facebookEl controvertido experimento de Facebook está dando mucho de qué hablar. La opinión pública ha mostrado su frontal rechazo a las prácticas "manipuladoras" de la mayor red social del mundo, y todo tipo de especulaciones, teorías, conjeturas e incluso bromas han comenzado a poblar la red.

El experimento en el que Facebook jugó con los sentimientos de cerca de 700.000 de sus usuarios para comprobar hasta qué punto las noticias de la red social afectaban a su estado de ánimo ha escandalizado a muchos que temen por su intimidad digital y el poder que las grandes empresas digitales pueden ejercer sobre ellos.

Cuando nos registramos en redes sociales como Facebook aceptamos ciertas condiciones de uso y asumimos que nuestros datos e informaciones son utilizados con fines comerciales. En lo que se podría denominar un acuerdo tácito el internauta permite que una empresa utilice sus datos a cambio de hacer uso de un servicio de manera gratuita.

Dentro de este acuerdo, el usuario sabe que la empresa utilizará, experimentará y analizará sus datos, entonces, ¿por qué se ha montado tanto revuelo con la noticia de los experimentos de Facebook? La clave está en dos palabras: consentimiento y manipulación.

Por un lado, los usuarios deberían tener derecho a escoger si quieren o no convertirse en ‘conejillos de indias’, y por otro lado da mucho miedo que las grandes empresas digitales jueguen a ser Dios manipulando nuestros sentimientos y opiniones. Si son capaces de hacernos sentir más tristes, ¿dónde está límite?, ¿cuánto poder tienen sobre nuestras vidas?.

El debate está al rojo vivo, pero una cosa está clara: si Facebook hubiese pedido el consentimiento de sus usuarios para realizar este experimento y hubiese ofrecido algún tipo de remuneración, las críticas no hubiesen sido tan fuertes ni extendidas.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir