líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Por qué Elon Musk ha capitulado en su

Social Media MarketingImagen de Elon Musk

Los motivos por los que Twitter comprará finalmente Twitter

Por qué Elon Musk ha capitulado en su "culebronesca" disputa con Twitter

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Musk estaba abocado a salir escaldado en los tribunales, donde tenía bastantes más posibilidades de perder que de ganar frente a Twitter.

Después de cancelar en julio la cacareada adquisición de Twitter (y lanzar contra la red social durísimos dardos), Elon Musk ha vuelto a la casilla de salida y se ha avenido a comprar la red social por el precio inicialmente acordado de 44.000 millones de dólares.

El equipo legal del CEO de Tesla, que entre el lunes y el martes estuvo sorprendentemente silente en Twitter, hizo llegar ayer a la red social del pájaro azul una carta que daba cuenta de la intención de su representado de seguir adelante con la adquisición de la compañía liderada por Parag Agrawal, que deberá comprometerse, eso sí, a abandonar su batalla judicial con Elon Musk.

Tras conocerse semejante «bombazo», los títulos de Twitter se dispararon un 21% hasta alcanzar los 52 dólares en los parqués bursátiles (solo ligeramente por debajo de los 54,20 dólares por acción que ofreció Elon Musk por la red social en abril).

Hay a bote razones bastante obvias para el sorprendente cambio de tercio del empresario sudafricano. En abril el CEO de Tesla firmó un acuerdo vinculante con Twitter del que iba a serle casi imposible zafarse en los tribunales. Y eso que, cuando en julio Musk decidió dinamitar aquel acuerdo, se refirió a él en múltiples ocasiones como nulo argumentando que Twitter le había mentido sobre la proporción real de cuentas «fake» en sus dominios.

Musk sabía que iba a perder en los tribunales frente a Twitter

Sin embargo, ni siquiera los expertos contratados por Musk en los últimos meses han podido constatar de manera fehaciente que Twitter tergiversó efectivamente los datos puestos en manos del sudafricano.

Musk estaba, por lo tanto, abocado a salir escaldado en los tribunales, donde partía con bastantes más posibilidades de perder que de ganar frente a Twitter. Además, en el marco del juicio que iba a enfrentar próximamente al CEO de Tesla y a Twitter en un tribunal de Delaware, han salido a la luz en los últimos días comprometedores mensajes privados de Elon Musk.

Conviene recordar que antes de tirar la caña a Twitter, Musk se convirtió en accionista de la red social y se mostró interesado en abrirse paso en la junta directiva de la compañía. Todo al tiempo que publicaba en Twitter (la red social favorita del sudafricano para darle a la sin hueso) mensajes sobre la supuesta muerte de la plataforma. Precisamente después de que Parag Agrawal, CEO de Twitter, llamara al orden a Musk para que dejara de publicar tan vitriólicos mensajes, el magnate sudafricano dio un golpe sobre la mesa y anunció la compra de la red social (a la que la red de microblogging se resistió en un principio).

Casi medio año después (y también varios millones en costas judiciales después) Musk parece dispuesto, ahora sí, a adquirir Twitter. En todo caso, según The Washington Post, Twitter querría tomarse al menos un par de días de reflexión para evaluar si la epístola de Musk es o no una argucia judicial del sudafricano (que es, al fin y al cabo, una persona extraordinariamente voluble).

Si Twitter se aviene a aceptar lo propuesto en su carta por Musk, las cosas podrían sucederse con suma celeridad en el seno de la red de microblogging. El CEO de Twitter podría ponerse al timón de la red social en apenas unas semanas y cumplir así uno de los objetivos que se había marcado antes de las elecciones de medio mandato al otro lado del charco: cancelar la suspensión permanente de la cuenta del expresidente estadounidense Donald Trump. Habrá que esperar para constatar si esta controvertida decisión resulta o no acertada para el sudafricano.

Twitter ha perdido valor de mercado en los últimos meses

Por otra parte, otra razón obvia por la que Musk ha querido liberarse del acuerdo rubricado con Twitter el pasado mes de abril es que el valor de mercado de la red social ha menguado considerablemente en los últimoos meses, tanto que si el CEO de Tesla hubiera hecho su oferta solo unos meses más tarde, habría pagado probablemente la mitad por la compañía.

Simultáneamente el propio paquete accionarial de Musk (integrado principalmente por acciones de Tesla) ha sufrido un fuerte prolapso en los últimos meses. Y ahora tendrá que abonar la cantidad inicialmente acordada por una red social de la que él mismo ha despotricado de lo lindo últimamente.

Durante la tarde del martes Musk rompió finalmente su silencio en Twitter con este tuit: «La compra de Twitter acelera la creación de X, la app para todo». La letra X tiene un significado muy especial para Musk. X.com fue la compañía de la que emergió PayPal y también la columna vertebral de su colosal fortuna en la actualidad. Además, Musk agrupa sus títulos en Tesla y en la compañía aeroespacial SpaceX en X Holdings. Y no solo eso. El hijo del sudafricano con la cantante Grimes se llama X Æ A-12.

No obstante, lo que se esconde realmente tras X es un secreto que Elon Musk guarda bajo llave en su propia mente (y que podría destapar quizás más pronto que tarde en alguno de sus habituales «calentones» tuiteros).

 

Jungle21 adquiere la compañía de diseño industrial LúcidAnteriorSigueinteEl nuevo logo de Citroën no encandila a los expertos (y recuerda a algunos a un huevo de Pascua)

Contenido patrocinado