Social Media Marketing

El (sombrío) futuro de Facebook preocupa a sus empleados

Los empleados de Facebook atisban vacas flacas (y sin un gramo de grasa) en el horizonte

Los empleados de Facebook creen que la compañía, lastrada por el caso Cambridge Analytica, ha dejado definitivamente atrás la época de vacas gordas.

facebookLa desmañada y tardía respuesta de Facebook al caso Cambridge Analytica resulta a ojos de sus propios empleados casi tan caótica como para quienes contemplan el escándalo desde la barrera.

Algunos trabajadores de Facebook consideran que la cúpula directiva de la compañía de pecado de extraordinariamente ingenua a la hora contemplar posibles injerencias en su plataforma. Y mientras algunos empleados no pueden evitar sentirse reconcomidos por la culpa (la emanada de haber aupado supuestamente a Donald Trump a la Casa Blanca), otros tienen preocupaciones algo más prosaicas y temen que la red social pueda tardar meses e incluso años en recuperarse de la grave “puñalada” infligida por el caso Cambridge Analytica.

La gente que trabaja en los cuarteles generales de Facebook continúa contemplando a Mark Zuckerberg como un figura aspiracional y comparten con él su misión de conectar el mundo. Aun así, hay también quienes creen que Zuckerberg había tomado la senda equivocada mucho antes de que el caso Cambridge Analytica le estallara en la cara Facebook.

“Hay algunos empleados que se sienten claramente desalentados y otros que creen que las críticas están siendo salvajemente exageradas”, explica una fuente cercana a Facebook que, a tenor de lo delicado del asunto, prefiere escudarse en el anonimato. “Facebook ha sido siempre el niño dorado”, asegura una fuente consultada por Politico. Muchos trabajadores de la red social tienen el pleno convencimiento de que los años dorados han pasado probablemente a la historia.

Con varias investigaciones abiertas a este lado y al otro lado del charco, es evidente que Facebook está en un severo aprieto y sus empleados no son ajenos a las complicaciones que se ciernen sobre la compañía, a la que los gobiernos desean con todas sus fuerzas echar sus zarpas a fin de regularla (en la medida de lo posible).

De la confusión que ha reinado en los últimos días en Facebook son en buena parte responsables los ejecutivos de rango medio que, sin demasiada fortuna, se han sumado al debate público en Twitter.

Tales ejecutivos (entre los cuales destaca Alex Stamos, jefe de seguridad de Facebook y protagonista de una agria polémica con la red social del pajarito como testigo) son figuras prominentes y muy respetadas en la industria tecnológica y precisamente por eso la empresa que les tiene en nómina los ha defendido con suma ferocidad de puertas para adentro. Sin embargo, lo cierto es que sus desafortunados comentarios no han hecho sino enturbiar más las aguas.

Los expertos aseguran que las opiniones y las quejas de los empleados de Facebook importan y mucho dentro de la red social. Silicon Valley se preocupa bastante más por los sentimientos (lastimados) de sus trabajadores que en otras empresas. Al fin y cabo, las empresas que allí se desenvuelven luchan a brazo partido (y hasta con saña) para hincar el diente a los empleados más talentosos. Y para Facebook no es en absoluto una buena noticia tener a buena parte de plantilla con el rictus torcido.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir